¡Comparte en tus redes!

La Aduana, un pueblo semi fantasma en Sonora

La Aduana, un pueblo semi fantasma en Sonora

La Aduana, un pueblo semi fantasma en Sonora. Capilla de la virgen de Valvanera, foto de Google Maps

La Aduana es un pueblo interesante que se encuentra cerca de Álamos, Sonora. Está sobre un valle por donde cae un arroyo que crece en temporada de lluvia. Este lugar se caracterizó por la mina que favoreció mucho el crecimiento económico de la región, pero con el tiempo esta actividad económica dejó de ser la principal entre sus habitantes.

Si quieres vivir una aventura fuera de lo común en Sonora, comienza a caminar por las calles de La Aduana, encontrarás muchas casas vacías, muchas de ellas fueron abandonadas, las personas decidieron marcharse y probar suerte en otros lugares. Algunas de las casas que encontrarás en este pueblo han sido invadidas y destruidas por el crecimiento de los árboles. Incluso hay calles completas que ya no son recorridas más que por una sola familia.

Un lugar impresionante de La Aduana es su mina, ahora su soledad es el único testimonio de lo que fue años atrás. Cerca de álamos y La Aduana se encuentra la Reserva de la Biósfera de Cuchujaqui. La Aduana se originó gracias a la mina de plata y turquesa que funcionó por un tiempo a su lado, en este pueblo hay una iglesia del año 1600, de origen jesuita, algunas de las casas mantienen el estilo de la época.

En La Aduana todavía puedes encontrar artesanías de la comunidad, éstas se hacen con materiales de la naturaleza, con semillas, tallado en madera de "chilicote" y pochote, también hay adornos y muñecos hechos con tela y de madera. El arroyo le trae a los habitantes piedras y pedazos de turquesa, y los aprovechan para construir artesanías. Hay dos formas de subir la mina, caminando por el arroyo seco o por el camino trazado para los autos, desde arriba puedes contemplar un panorama espectacular. En la mina todavía hay desechos metálicos y minerales.