La autonomía en los niños

¡Comparte en tus redes!

Los seres humanos nacemos siendo dependientes, al nacer alguien tiene que alimentarnos y tardamos algún tiempo en aprender a realizar actividades de forma independiente. Los padres excesivamente protectores y estrictos podrían bloquear la autonomía en los niños.

Los niños autónomos son más seguros de sí mismos y de sus capacidades, pues aprenden a asumir riesgos y valoran las posibilidades de éxito. Por otra parte, los niños independientes necesitan ayuda continua y tienen poca iniciativa, tienen problemas para relacionarse y presentan problemas de aprendizaje.

El especialista en liderazgo, escritor y conferencista David Fischman presenta un video que muestra cómo a veces los padres limitan a sus hijos en lugar de motivarlos. En su libro "Motivación 360º" habla más sobre el tema. Este video hará reflexionar a los padres de familia.

Fomentar la autonomía en los niños depende de la edad del menor, tiene que ver más con el momento cognitivo del niño.

Del año medio a los 3 años. Poco a poco déjalo caminar sólo y moverse sin ayuda, enséñale palabras clave como "agua", "pipí", "popó", "no", etc.

De los 3 a los 5 años su lenguaje ya está desarrollado. Permite que coma, duerma, se vista sólo, enséñale cosas básicas de higiene y a recoger sus juguetes.

De los 5 a los 8 años. Ya tiene responsabilidad escolar, asígnale tareas y a respetar horarios de juego o tiempo libre y deberes en el hogar, las tareas en casa como arreglar su habitación y limpiar la mesa lo ayudarán.

De los 8 años a la adolescencia. Ya sabe que los errores tienen consecuencias. Es el momento indicado para educar sobre la responsabilidad plena de las tareas escolares, la planificación y tareas domésticas.

Consejos que te ayudarán a desarrollar la autonomía en tus hijos

Habla con tu hijo. La comunicación te ayudará a entender qué es lo que quiere y te permitirá explicarle cómo quieres que realice cierta actividad o tarea.

Ponle metas realistas. Dale algo que pueda hacer, algo de acuerdo a su edad. Identifica las cosas que ya puede hacer por sí mismo y deja que las haga.

Que sea constante. La perseverancia la puedes enseñar, anímalo y apóyalo a lograr hacer alguna actividad, debe practicar. En esta parte, tal cual lo vimos en el video, aliéntalo en lugar de imponerle las cosas, pero no hagas tú sus tareas. Permite que las haga sólo.

Crea rutinas. Cuando el niño tiene hábitos y un horario establecido se sentirá más seguro y comenzará a realizar las actividades por sí mismo.

Vencer sus miedos. Ayúdalos a vencer sus miedos y a recuperarse de las frustraciones (no las evites, debe aprender de estas experiencias), felicítalo por sus logros.

Si tienes cuidado de los detalles que harán a tu niño una persona independiente podrás hacer que tenga un correcto desarrollo.

Alberto Brito