¡Comparte en tus redes!

La fe mueve montañas

Martha Sánchez NavarroEs indispensable creer en algo para sentirnos seguros; en Dios, en la Naturaleza, en uno mismo. Si no, nos sentimos a la deriva. La metafísica habla de la fe como, la absoluta certeza de que lo mejor me está pasando siempre.

Yo sé que muchos pensarán: ¡¿cómo que esto negativo que estoy viviendo ahorita, es lo mejor?! Te entiendo, no se puede creer que algo negativo, sea lo mejor, pero ¿cuántas veces, cosas que parecían maravillosas, al final no lo fueron tanto? Y cuántas veces cosas "negativas" al final, fueron buenas. No alcanzamos a ver toda la obra por estar tan cerca, en el aquí y el ahora, pero avanzando un poco, la cosa cambia.

Todo en la vida es por algo, pero sobre todo, para algo. Para aprender y crecer.

Yo en lo personal, creo en un Poder Superior, en una inteligencia amorosa y eterna, que sostiene su creación y que a su vez, nos ha hecho a imagen y semejanza suya. Esto me da una enorme paz y gran emoción, sé que no estoy sola y que nunca lo he estado. Confío en que hay un plan maestro y que todos somos parte de él.

Que el regalo del mundo de la forma, es la creación, el poder crear una vida de amor, creatividad, solidaridad, empatía, compasión, pasión y todo lo que se nos ocurra. Me parece un gran privilegio poder manifestar todo el bien que la vida tiene para nosotros.

Sé que depende de nosotros lo que hagamos con el regalo de nuestra vida, también sé que hay gente que se siente víctima de las circunstancias y se queda atorada en esa creencia limitante y no desarrolla su poder creativo para su bien. Porque hay personas que llegan en situaciones no muy favorables y no se compran la idea, al contrario salen adelante porque creen en ellos y en que merecen algo mejor.

Se resume al "libre albedrío" ¿Quieres o no quieres? Claro que todos diríamos que sí queremos lo bueno de la vida, haciendo todo lo contrario a lo que esto se refiere. Si quiero lo mejor, debo creer que hay, que me llega y que lo merezco.

Pero si creo que no hay, que es muy difícil, que no merezco etc. por sintonía no lo voy a materializar, aún que lo desee. Tienen que estar en sincronía mis pensamientos y mis sentimientos, para que se dé aquello que quiero. Muchas veces sabemos qué queremos pero... y ahí está el error, en esa falta de fe y confianza.

Te invito a practicarlo, piensa qué quieres, cómo lo quieres y lo que tienes que hacer para conseguirlo. Luego imagina que es fácil lograrlo, vete ya viviendo la experiencia y agrádesela de ante mano, con la absoluta certeza de que sí se puede y haz lo que tú tengas que hacer, con esa confianza de que lo mereces.

La emoción es el motor, entre más entusiasmado estés y lo creas, más seguro lo materializarás.

Y recuerda, que lo mejor te está pasando siempre, aún que al principio no parezca.

Bendiciones

Martha.

Martha Sánchez Navarro