La historia de la madre más feliz del mundo

¡Comparte en tus redes!

Una antigua leyenda cuenta la historia de un niño, próximo a nacer, se acercó a Dios para preguntarle cómo era la Tierra y cómo podría sobrevivir en ella. Dios le contestó que habría un ángel que lo cuidaría en ese planeta.

“Es un ángel que te cantará, te cuidará, te protegerá y te enseñará el lenguaje de los hombres, con las palabras más tiernas y dulces que pueda escuchar un ser humano. Además, cuando quieras hablar conmigo, ése ángel juntara tu manos y te enseñará a orar; No te pongas triste por alejarte de mí, mi ángel te enseñará el camino para regresar a mi presencia”, le dijo Dios al niño.

En ese momento reinó un silencio lleno de paz, pero el niño insistió en hacer una pregunta más: -Dime, buen Dios, ¿Cómo se llama ése ángel?- El Señor le dijo:- Ése ángel se llama “Mamá”.

La historia de la madre más feliz del mundo puede ser tu historia, comprométete a dar lo mejor de ti, a ti misma y a tu familia.

En el Club de las Madres Felices una madre relata su historia, se trata de una mujer que dejó su profesión para dedicarse a su hijo y a su esposo. Aseguró que su felicidad no la encontró en el éxito profesional, ni en el consumismo irracional. Subraya que dedicarse a la maternidad la ha hecho la mujer más feliz del mundo. “Me siento realizada como persona y como mujer, y hago cada día exactamente lo que quiero hacer. No se le puede pedir más a la vida”.

Lo cierto es que ser madre es un rol que llena de satisfacción, seas madre soltera o no, profesionista, empleada, etc. El sólo hecho de ser madre e instruir a un hijo genera una satisfacción inigualable.

Ser madre nunca será una actividad denigrante o indigna. La sociedad se ha encargado de aplaudir los logros académicos, profesionales y económicos, pero lo cierto es que a la maternidad no se le ha dado el lugar que se merece.

Steven Nelms hizo un experimento cuando su esposa llamada Glory cuidaba a su hijo de dos años de edad. Abrió un blog en Internet llamado We Are Glory, y calculó todo lo que debía pagarle a su esposa por cuidar del niño. Junto con varios expertos sumó las cantidades de sueldo que se le pagarían a una sirvienta, a una niñera, un tutor educativo, los servicios de lavandería y los servicios de un cocinero o chef. Se dio cuenta de que su sueldo jamás alcanzaría para cubrir los gastos.

Una madre vale oro. No olvides que no eres ni debes ser perfecta; tómate tiempo para leer y documentarte, así tendrás un mejor hogar en todos los aspectos; juega con tus hijos; descansa, la casa no siempre debe estar en perfectas condiciones; ama a tu pareja y a tus padres; disfruta cada etapa de tus hijos; no olvides a tus amigas; y date un espacio sólo para ti.

LEE LA SIGUIENTE NOTA