¡Comparte en tus redes!

La importancia de comer despacio

La importancia de comer despacio

Cuando comes despacio disfrutas mejor tu platillo, lo saboreas más y te concentras mejor en tu comida, al comer pausadamente te olvidas de la cotidianeidad y te relajas. Además percibes mejor la textura de cada uno de tus alimentos.

Pero comer despacio no tiene que ver sólo con la relajación y el placer, también favorece el control de las cantidades que consumes, pones más atención a lo que estás comiendo (lo cual es importante, por si tienes algún "quemadito" o si un insecto cayó a tu sopa) y experimentas una sensación de saciedad con menos cantidad de alimento, eso te ayuda a bajar de peso.

SABIDURÍA QUE AYUDA: Existe un movimiento social a nivel internacional que se llama Slow food (comida lenta), nació en Italia y se contrapone a la estandarización del gusto en la gastronomía, promueve una nueva filosofía que combina placer y conocimiento, busca proteger las tradiciones gastronómicas de todas las partes del mundo, sus productos y métodos de cultivo. su símbolo es un caracol, para expresar lentitud. De acuerdo con este movimiento, alimentarse es comer con atención, valorando la calidad y teniendo en cuenta la procedencia de las materias primas y el modo de cocinarlas.  

Para todos aquellos que deseen adelgazar y mantenerse en forma comer despacio se vuelve importante, además disfrutan mejor cada bocado. Aquí algunos beneficios de comer despacio.

1.- Disfrutas mejor la comida. Prestas atención a la textura, disfrutas mejor el sabor y de esta manera reduces el estrés.

2.- Mejoras la digestión. Si masticas más tu sistema digestivo genera mayores cantidades de saliva, tu alimento se muele e impregna de enzimas como la amilasa y la lipasa, favoreciendo una correcta digestión.

3.- Mejoras tu salud. Comer lento y masticar más reduces el riesgo de padecer reflujo gastroesofágico. Si en lugar de masticar bien comes grandes cantidades tienes riesgo de tener crecimiento de bacterias en el colon,  generando síntomas como flatulencia e indigestión, además de que no aprovechas bien los nutrientes.

4.- Comes menos. Como lo dijimos al inicio, comer más despacio hace que te sientas satisfecho con menor cantidad de comida. Te nutres mejor con menos comida.

5.- Eliminas estrés. Si masticas y muele en partes más pequeñas tus alimentos, reduces el estrés y te sientes más tranquilo.