¡Comparte en tus redes!

La importancia de cuidar tu peso mientras estás embarazada

alimentacion_embarazadaAhora que estás embarazada queremos pedirte que te olvides de dos cosas: que puedes satisfacer todos tus antojos y que debes comer por dos personas.

Contrario a la creencia popular, estar embarazada no es sinónimo de comer todo lo que quieras y subir de peso sin preocuparte. En realidad, durante esos meses debes cuidar tu peso para no poner tu vida y la del bebé en riesgo.

De acuerdo con los especialistas, debes subir entre 9 y 14 kilogramos durante el embarazo, si superas este límite, podrías desarrollar obesidad y estar en riesgo de tener un parto prematuro, diabetes gestacional, y complicaciones durante el parto, sin mencionar que tu bebé puede morir en tu vientre.

Tampoco se trata de que lleves es una dieta súper estricta. Puedes darte algunos gustos, pero siempre estando atenta a tu peso para no afectar tu salud y la del bebé. Si te sirve de aliciente, recuerda que mientras más kilos subas mientras estás embarazada, más tiempo tardarás en recuperar tu figura cuando nazca el pequeño.

Aquí te dejamos algunos tips que te ayudarán a mantener un peso saludable mientras estás embarazada:

  • Comidas. El peor error que puedes cometer es saltarte una comida, cuando por fin ingieras alimento tendrás mucha hambre y comerás de más. La peor parte es que tras haber estado en ayuno, tu cuerpo absorberá todas las grasas y nutrientes, favoreciendo que aumentes de peso.
  • Frutas y verduras. En vez de comer galletas, pan y demás alimentos procesados, debes dar prioridad a las frutas y verduras, pues contienen los nutrientes necesarios para el desarrollo óptimo de tu bebé.
  • Velocidad. Procura comer despacio para que tu cuerpo tenga tiempo de procesar los alimentos. Recuerda que tu estómago requiere al menos 15 minutos para enviar a tu cerebro el mensaje de que ya está lleno, así que espera un poco antes de servirte un segundo plato de comida.
  • Gustos. Puedes comer un poco de helado, pastel, galletas o cualquier otra golosina. De hecho, el problema no son los alimentos, sino las porciones que comes. Asegúrate de satisfacer primero tus necesidades nutricionales, y ya luego puedes servirte una ración pequeña del postre que quieres. Una forma efectiva de no abusar de los alimentos con alto contenido calórico es anotar todo lo que comes en el día para evaluar si estás tomando las decisiones correctas.
  • Ejercicio. Estar embarazada no implica que debas dejar de ejercitarte. A menos que el médico indique lo contrario, debes realizar 150 minutos de actividad física moderada por semana.

Para que te animes a seguir estas recomendaciones, debes saber que mientras más peses, pones en riesgo el funcionamiento de tu corazón, además de que elevas las probabilidades de que aparezcan várices, coágulos en las venas y hemorroides.