¡Comparte en tus redes!

LA IMPORTANCIA DE LA VISIÓN DEL FUTURO

Armando_FRANCO   La idea que tenemos de lo que nos espera en el futuro, impacta de una forma determinante en nuestro presente y en los resultados que obtendremos en la vida. Si un individuo se mantiene pensando que en el futuro enfrentará un rotundo fracaso en algún sueño que tiene en mente y en las muchas posibles dificultades que se podrían presentar para dificultar su camino, en automático comenzará a experimentar una falta de motivación que afectaría su rendimiento y por lo tanto sus resultados. De lo contrario si la persona desarrolla una alentadora idea de un futuro maravilloso en el que ve hecho realidad su objetivo deseado y se percibe feliz disfrutando del éxito de su proyecto, en automático se llenará de motivación y realizará sus tareas con mucho mayor energía, dedicación y constancia.

       Nuestra visión de futuro determina en gran medida los resultados que obtendremos en la vida.

Viktor Emil Frankl fue un neurólogo y psiquiatra austriaco, fundador de la logoterapia. Sobrevivió desde 1942 hasta 1945 en varios campos de concentración nazis, incluidos Auschwitz y Dachau. En ellos vivió en carne propia el infierno que fue el ser un prisionero Judío bajo el sometimiento de los Nazis . Tras su liberación, regresó a Viena y en 1945 escribió “El hombre en busca de sentido”, donde describe la vida del prisionero de un campo de concentración desde su perspectiva de psiquiatra. En esta obra expone que, incluso en las condiciones más extremas de deshumanización y sufrimiento, el hombre puede encontrar una razón para vivir, basada en su dimensión espiritual.

Frankl, descubre que los individuos que lograron sobrevivir de ese tormento, lo hicieron por su capacidad de mantener una poderosa y positiva visión del futuro, a pesar de la terrible situación del presente, en su caso, él, cuando se sentía terriblemente mal, recurría al pensamiento de que al terminar la guerra sería liberado y que podría viajar a América para reunirse nuevamente con su hija a la que no había visto en años y así poder conocer a sus nietos; Él también se veía dando conferencias en diferentes universidades del mundo compartiendo su experiencia y conocimientos con miles de personas. Estas ideas inyectaban en él deseos de vivir y así pudo soportar y sobrevivir a tan terrible experiencia.

Espero que en este momento te encuentres viviendo una situación de vida maravillosa, pero si no es así y en este momento estás sufriendo, te recomiendo que inmediatamente te agarres a una maravillosa visión de tu futuro y te mantengas continuamente alimentándola, esta pronto se convertirá en alimento y oxígeno para ti.

Hace muchos años cuando mis hijos estaban pequeños vivimos una crisis económica grave, yo me encontraba sin trabajo, enfermo y en una profunda depresión; y cuando pensamos que nada sería peor se incendió nuestra casa, a lo que logramos sobrevivir de milagro. Justo en ese momento, el momento, el momento más terrible, mi esposa y yo en una gran mancuerna comenzamos a trabajar en construir una excelente visión de nuestro futuro, desarrollamos con lujo de detalle el cómo sería nuestra vida dentro de un par de años y siempre que lograba que uno de mis hermanos me prestara su carro para salir a distraernos y a darle una vuelta a nuestros hijos, nos dirigíamos a una de las mejores zonas de la ciudad en donde vive la gente rica, y en conjunto con nuestros niños nos divertíamos y veíamos los diferentes lugares donde muy pronto íbamos a vivir, también íbamos todos juntos a las agencias de automóviles a escoger cuál sería la camioneta que compraríamos, nos subíamos y echábamos a volar la imaginación en cuanto a todos los bellos lugares a los que viajaríamos en ella, así que juntos construimos una visión de futuro motivadora que nos unía y nos impulsaba; esto creó un gran efecto en nuestro estado de ánimo y muy pronto estábamos viviendo justo donde lo decidimos, y viajando en la camioneta que algún día escogimos.

Empezar con el final en mente es crear la perspectiva necesaria para enfocar el día a día con un fin. Tener visión, clarifica los objetivos y marca las prioridades. Nuestros días están llenos de cosas, de urgencias, de citas…pero nos olvidamos de sacar tiempo para ir construyendo poco a poco el camino hacia la meta.

Una visión positiva y clara de tu propio futuro es el ingrediente clave que te permitirá lograr todo aquello que te hayas propuesto.

El poder de una visión de futuro para superar obstáculos, aparentemente infranqueables, es lo que da sentido a la vida.

Para que la visión de futuro sea exitosa debe ser clara y detallada. Debemos saber qué, cómo, cuándo y por qué, de manera precisa.

La visión de futuro debe ser positiva y alentadora, debe de tener alcances y desafiar a todos y cada uno de nosotros a crecer y a superarnos más allá de nosotros mismos, debe justificar el esfuerzo.

 

         Cuando crees una visión, es mejor pecar de grandioso que quedarse demasiado corto.

Armando Franco