¡Comparte en tus redes!

La importancia de no ignorar a los hijos

La importancia de no ignorar a los hijos

La importancia de no ignorar a los hijos

Ignorar a los hijos nunca será una buena idea, muchos pequeños pueden tener buenas ideas o argumentos válidos, pero lamentablemente se topan con las barreras de una mala educación: "cállate, esta es conversación de adultos", "deja que llore, así aprenderá a consolarse solo", "si le haces caso vas a reforzar su rabieta".

Cuando ignoras a tu hijo le enseñas que no es importante para ti, o que no es tan importante como para tomar en serio sus necesidades; también le transmites falta de empatía, lo que fomentará en él un pensamiento egocéntrico; cuando ignoras a tu hijo le estás diciendo que no es bueno comunicar sus sentimientos, pues las reacciones de los demás no tienen nada que ver con sus necesidades, incluso llegan a parecer negativas.

William Gadoury, un niño que no fue ignorado

William Gadoury es un jovencito canadiense de apenas 15 años de edad que vive en Saint-Jean-de-Matha dans Lanaudière, en la provincia de Quebec, él estudió la teoría basada en el posicionamiento de las constelaciones y descubrió una nueva ciudad maya.

Gadoury concluyó que los antiguos pueblos que se desarrollaron en el territorio que hoy conocemos como México, Guatemala, Belice y Honduras, construían sus ciudades según el dibujo de las constelaciones. Su descubrimiento se publicará en una revista científica, analizó 22 constelaciones con un mapa fidedigno de las constelaciones establecido por la comunidad científica, la forma correspondía a la ubicación de 117 ciudades mayas construidas entre el año 2,600 antes de Nuestra Era y el año 1,000 después de Nuestra Era. A ningún científico se le había ocurrido dicha comparación, relacionando las constelaciones y la ubicación de las antiguas ciudades.

Fue entonces cuando William analizó una vigésimo tercera constelación con tres estrellas y a la cual le correspondían dos ciudades en el mapa, así que dedujo que debía existir esa tercera ciudad, la encontró en un lugar aislado en la península de Yucatán, México.

Las fotos satelitales comprobaron el hallazgo del muchacho, las agencias espaciales encontraron una pirámide con una treintena de construcciones anexas. William sabía que los mayas adoraban las estrellas, por eso dedujo la construcción de sus ciudades "Tiene que haber habido una razón de peso, y como ellos adoraban las estrellas, se me ocurrió verificar mi hipótesis. Cuando me di cuenta de que las estrellas más brillantes de las constelaciones correspondían a las ciudades más grandes de los mayas, me puse muy contento", expresó el joven a Le Journal de Montreal.

Días después de la propuesta de Gadoury, en mayo de 2016 muchos arqueólogos y científicos mexicanos aseguraron que el joven necesita comprobarlo. El doctor Rafael Cobos Palma, miembro del Sistema Nacional de Investigadores y doctor en Antropología por la Universidad de Tulane en EU, dijo: "la peculiar propuesta de explicar la distribución espacial de asentamientos mayas se ha hecho en otras ocasiones y, claro, jugando y moviendo el plano celestial uno puede llegar a encontrar un sin-número de arreglos espaciales que se asemejan a lo humanamente hecho en nuestro planeta". Añadió que la ciencia se construye con investigación, y si William quiere dar a conocer un hallazgo necesita ir a campo y comprobarlo. Añadió que "si descubrir la ubicación de sitios arqueológicos, saber la altura de sus edificios y el área de extensión de sus asentamientos fuera una tarea fácil, entonces los arqueólogos no tendríamos que ir a campo e instituciones que apoyan la investigación. El trabajo de investigación científica de un arqueólogo es algo serio, muy serio", finalizó.

La importancia de prestar atención

Existe una probabilidad de que el hallazgo del joven canadiense sea real, pero para haber llegado a estas circunstancias alguien tuvo que haber prestado atención al joven. De comprobarse lo que dice Gadoury, un niño de 15 años de edad habrá hecho historia. ¿Ves? Es muy importante no ignorar a los hijos.

Aunque un muchacho no tenga entre manos un descubrimiento arqueológico es importante escucharlo. Comprenderlos y acompañarlos no es dejarse manipular por ellos. Puedes tener empatía y ser sensible con sus necesidades a la vez que eres firme con la educación. Un niño con sus necesidades emocionales satisfechas es más "racional" que otro que lucha por conseguirlas.