¡Comparte en tus redes!

La importancia de ser paciente

Armando FrancoPara Aristóteles la paciencia era: "El equilibrio entre emociones extremas o punto medio: metriopatía”. Con ella se consigue sobreponerse a las emociones fuertes generadas por las desgracias o aflicciones. Para ello es necesario un entrenamiento práctico ante el asedio de los dolores y tristezas de la vida. La paciencia es la actitud que lleva al ser humano a poder soportar contratiempos y dificultades para conseguir algo bien.

 

La vorágine de la vida de hoy ha provocado que las actuales generaciones vallan perdiendo cada día más la capacidad de ser pacientes. La tecnología que por un lado es maravillosa y nos ayuda y facilita muchas cosas en nuestra vida, por otro lado, paradójicamente se ha convertido en una herramienta que ha ido demoliendo la capacidad de ser paciente; capacidad tan importante para aspirar a ser feliz, adaptarte y sobrevivir. Hoy en día tu busca cualquier información en internet y de inmediato la obtienes y si por alguna razón el internet esta lento y demora unos segundos el individuo inmediatamente se desespera, se molesta y ve afectadas sus emociones. La juventud ignora y algunos mayores han olvidado esos tiempos donde para encontrar una información valiosa tenías que trasladarte a la biblioteca más cercana y buscar entre una infinidad de libros lo que necesitabas, misión que te llevaba una gran cantidad de horas. Tareas como esta, hoy son muy fáciles de realizar y desde la comodidad de tu casa u oficina en cuestión de un par de minutos tú puedes obtener lo que deseas. Pero esto nos hace olvidar el que muchas cuestiones de enorme valor para nuestra vida no pueden ser obtenidas a esa gran velocidad. Olvidamos que entre más importante es lo que deseamos más esfuerzo disciplina y paciencia requerimos para conquistarlo.

 

Yo soy un profesional que me dedico a enseñar a personas en diferentes contextos de la vida. (Académico, empresarial, familiar, terapéutico y personal). Y desde hace 20 años trabajo con instituciones educativas entrenando a sus profesores en la mejora del proceso enseñanza aprendizaje y he tenido mucho contacto con jóvenes de nivel educativo de secundaria y preparatoria. Ha sido triste para mí, percibir el grave daño con el que ya vienen formadas las nuevas generaciones. La mayoría de ellos tienden a ser impulsivos y con una muy baja resistencia a la frustración. Quieren obtener la retroalimentación a sus acciones de manera inmediata y si no es así, se sumen en una desilusión y tienden a abandonar el objetivo. Tan solo tenemos que estudiar el cómo los índices de suicidio juvenil e infantil han aumentado alarmantemente en los últimos años para comprender mejor esto que les digo.

 

Tenemos que hacer algo de manera urgente, comenzando con nosotros y prosiguiendo con nuestros adolescentes y niños; teniendo siempre presente que la mejor manera de educar no es a través de palabras sino de nuestro ejemplo a través de las acciones.

 

Debemos recobrar como humanidad la importancia y el valor de “La Paciencia”. Recordar que entre más importante es aquello que deseamos, más esfuerzo y disciplina nos demandará, y que tenemos que esperar con paciencia para que nuestro esfuerzo nos dé la recompensa de obtener aquello tan anhelado.

 

Las personas de hoy quieren sembrar en este momento y que la cosecha ya esté lista en un instante, y quizá, a más tardar para el día siguiente. Lo cual en la mayoría de las situaciones no ocurrirá, por lo cual se producirá una sensación de frustración. El campesino sabio sabe perfectamente que después de sembrar tiene que cuidar la tierra y alimentarla mientras espera pacientemente quizá hasta meses, para que la cosecha deseada esta lista.

 

La paciencia es una fuerza que surge desde lo más profundo de nuestro ser y que nos permite soportar cuando la situación vivida es terrible o está fuera de nuestro control sin derrumbarnos.

 

Es esencial para la supervivencia y para alcanzar el éxito, el entrenarnos en cultivar la paciencia. Por lo cual si tú eres padre o formador de niños o adolescentes este es un punto en el que deberías de concentrarte para poder ofrecer una buena educación a esas próximas generaciones.

 

Cualquier gran éxito en cualquier contexto del quehacer humano, podría decirte la importancia que tuvo en su vida para alcanzar su objetivo deseado, el ser paciente y saber esperar. Cualquiera de estos grandes ídolos te podría contar como tuvo que sobreponerse a un sin fin de aparentes fracasos y enfrentarse y levantarse una y otra vez de la frustración. El gran Michael Jordan dijo en cierta ocasión: “He fallado más de 9000 tiros en mi carrera. He perdido casi 300 partidos, 26 veces mi equipo ha confiado en mí para hacer el tiro que nos haría ganar el partido y lo fallé. He fallado una y otra y otra vez en mi vida: Es por eso por lo que tengo éxito”.

 

Por último, quiero que consideres el que “la vida es bella, no fácil”. Por lo cual muy probablemente habrá en tu vida momentos en que sientas que la vida te tiene de rodillas y aún así te sigue pateando. Existirán momentos en los que creas que ya ha tocado fondo, que no podría haber nada, pero la vida te sorprenderá llevándote a vivir algo mucho peor. Para esas experiencias fuera de tu control ten en mente que la vida es un misterio, que por más que trates de entender de manera consciente lo que estás viviendo, no podrás, momentos en los que descubras que te encuentras en una arena movediza, donde entre más te mueves más te hundes. Este tipo de experiencias no se comprenden, solo se viven. Y mi única recomendación para esto sería: Busca mantenerte en la mayor calma posible, encuentra tu centro y en silencio siéntate ahí, mantén la calma, sé paciente. Imagina que estas en un mar enfurecido donde una ola te está sumiendo y arrastrando. ¿De que te serviría luchar con toda tu energía contra toneladas de agua aplastándote? Solo te quedaría llenar tus pulmones de la mayor cantidad de aire posible y después relajarte y aflojarte para que ese aire te permita sobrevivir la mayor cantidad de tiempo posible y esto te permitirá flotar y que el agua te expulse a la superficie. Si lo haces muy probablemente sobrevivirás a la terrible experiencia y emergerás siendo un individuo más fuerte más sabio, un mejor ser humano.

 

     “Mientras más oscura parezca una situación, mayor es el potencial de luz que podrá ser revelado por ésta”.

 

     Trabaja tu resistencia a la frustración, aprende a esperar y desarrolla la paciencia. Y recuerda siempre, que después de la noche más oscura siempre sale nuevamente el sol.

 

Armando Franco