¡Comparte en tus redes!

La manera correcta de limpiar tus lentes

limpiar_lentesServilletas, pañuelos desechables y hasta la parte baja de la camisa o blusa son sólo algunos de los artículos que utilizamos para limpiar los lentes. No importa si son oscuros o con graduación, todos reciben el mismo tratamiento. Pero… ¿alguna vez te has preguntado si estos objetos dañan los cristales? La respuesta no te va a gustar.

Comencemos por explicar que las camisas u otras prendas pueden contener partículas de suciedad y polvo que, al frotarlas contra los cristales, pueden dañar el material orgánico con el que se elaboran. La peor parte es que no hay forma de pulir esos rayones, por lo que los lentes quedan inservibles en poco tiempo.

Tampoco es recomendable que uses servilletas, toallas de papel o pañuelos desechables para limpiar tus lentes, ya que estos artículos contienen pequeñas partículas de vidrio que pueden rayar fácilmente los cristales.

En el caso de las toallitas húmedas, sólo debes usar las que venden en las ópticas específicamente para limpiar los lentes. Las que son desinfectantes o de bebé pueden contener sustancias que dañen o levanten el acabado anti reflejante de los cristales.

Si no puedes emplear ninguno de estos materiales, ¿cómo puedes limpiar tus lentes? Sencillo con agua y jabón. Los pasos que debes seguir son:

  1. Moja los lentes con agua tibia.
  2. Toma un poco de jabón líquido y frótalo con tu índice y pulgar contra los cristales, hasta obtener espuma. El objetivo es eliminar toda la suciedad. No se recomienda usar jabón en barra porque contiene emulgentes que harán que los cristales se empañen con facilidad. Tampoco debes emplear limpiadores abrasivos porque eliminarás el acabado anti reflejante.
  3. Enjuaga perfectamente bajo el chorro de agua.
  4. Para secarlos, debes conseguir un paño de seda acrílica o de hilo, pues son los que mejor eliminan la humedad y no rayan los cristales.

En caso de que no puedas limpiar tus lentes con agua y jabón, puedes emplear los trapos de microfibra que venden en las ópticas para eliminar la suciedad y el polvo. Eso sí, ésta es una solución temporal y de ninguna manera sustituye al lavado a consciencia.

Recuerda que tus lentes son una inversión que debe ser cuidada.