¡Comparte en tus redes!

La metáfora como método de sanación y crecimiento

Armando_FRANCOLos cuentos han sido creados para que los niños se duerman y los adultos despertemos.

"Había una vez, en un lejano lugar…"

La metáfora (del griego metá o metastas, más allá, después de; y phorein, pasar, llevar) consiste en el uso de una expresión con un significado distinto o en un contexto diferente al habitual. Se utiliza en psicología para referirse al poder profundo de “las historias-metafóricas” y su acción en el cambio interno, la visión o el paso a un nivel de conciencia más profundo.

Además, la metáfora tiene las condiciones necesarias para estimular el hemisferio derecho del cerebro generando la visualización de las situaciones y facilitando el recuerdo de imágenes.

La utilización del cuento o de historias con fines pedagógicos, e incluso curativos, tiene su origen en tiempos antiquísimos y en culturas diferentes. En la Biblia Jesús utiliza las famosas parábolas para comunicar su enseñanza a sus discípulos. Las religiones orientales están llenas de historias metafóricas.

La finalidad de la metáfora es atraer la atención consciente del individuo y burlar sus mecanismos de defensa, permitiéndole así entrar en contacto con las fuerzas de su inconsciente, inmensamente ricas en soluciones y en posibilidades.

En psicoterapia está muy extendido el uso de metáforas y relatos con el fin de ayudar a las personas a resolver sus dificultades. Desde los arquetipos de Jung a los relatos de Erickson, pasando por las enseñanzas de la Biblia o por todos los cuentos que durante siglos se han ido contando a los niños, los usos de las metáforas siempre sirven para lo mismo: influir en el inconsciente de las personas.

Cuando Ernest Rossi estudió las metáforas de Milton Erickson descubrió que las metáforas tienen dos estructuras, una superficial y otra profunda. La primera, la superficial, es el propio contenido de la historia, y la segunda, la profunda, es donde se encuentra el verdadero significado que se quiere transmitir con la metáfora. La estructura superficial está formada por las oraciones gramaticales que forman el relato y la estructura profunda por las relaciones que se establecen a escala inconsciente entre el relato y la situación o el problema sobre el que se está hablando. A esta relación se le da el nombre técnico de búsqueda transderivacional.

La búsqueda transderivacional consiste en el mecanismo que hace que una persona asocie a escala inconsciente el relato que acaba de oír con sus propios recuerdos o su propia situación problemática y es lo que hace que las metáforas funcionen. La búsqueda transderivacional nos obliga a generalizar las experiencias y es la base del aprendizaje. De este modo, poco después de escuchar la metáfora adecuada, la persona hallará (de un modo casi mágico) la solución al problema que le acongoja”

Cuando escuchamos un relato, inconscientemente tratamos de asociar los personajes que aparecen en el cuento con nuestros propios recuerdos o con nuestra propia experiencia actual. Eso ocurre, por ejemplo, cuando alguien cuenta un chiste e inmediatamente nos acordamos de otros parecidos o cuando alguien cuenta una anécdota y enseguida nos viene a la cabeza otra anécdota parecida que nos ha ocurrido a nosotros.

Esto me recuerda una historia:

Hace mucho tiempo, había un rey muy sabio, pero las personas, ministros y gente del pueblo, estaban en la ignorancia referente a las enseñanzas parciales, tenían fe en el resplandor de cualquier estrella brillante y dudaban de la claridad del sol y la luna. El rey, deseando que su gente no se quedara entre mares y navegaran por grandes océanos, decidió mostrarles un ejemplo de su ceguera. Ordenó a sus emisarios recorrer el reino para buscar ciegos de nacimiento y traerlos a palacio.

Cuando los ciegos fueron reunidos en la sala, el rey dijo: ¡Enseñadles a un elefante!, y se los mostraron guiándoles las manos. Entre los ciegos, uno tomaba la cola, otro tocaba el vientre, otro al costado, otro tocaba la espalda, otro la oreja, otro la cabeza, otro un colmillo y el último la trompa.

Los emisarios, llevaron luego a los ciegos al rey, quien les preguntó: ¿A qué se parece un elefante?.

Aquel que había agarrado la cola, decía que era como un bastón.

El que le había tocado el vientre, que era como una pared.

Quien había tocado la espalda, decía que se parecía a una mesa elevada.

El que tocó la oreja, que parecía un gran plato.

El que tocó el colmillo, que era como un asta.

Y el que tocó la trompa contesto: ¡Oh! gran rey, un elefante es como una serpiente.

Los ciegos, empezaron entonces a discutir, cada uno afirmaba estar en la verdad, en lo cierto, diciendo: Oh gran rey, el elefante es realmente como yo lo he descrito, ¡no hay dudas!

El rey rió a carcajadas y entonces dijo:

Todos ustedes son como estos ciegos. Discuten inútilmente y pretenden conocer la verdad, habiendo percibido sólo una parte, dicen que el resto es falso, y defendiendo su supuesta verdad discuten con quien sea defendiendo su posición.

Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.

Armando Franco