¡Comparte en tus redes!

La negación del Zoon Politikón

aquellos que son incapaces de vivir en sociedad o que no la necesitan por su propia naturaleza, es porque son bestias o dioses.

Aristóteles.

Francisco Javier GarridoDesde que el primer simio descendió de los árboles, en que solía columpiarse y de los cuales obtenían su alimento y del cual tuvo que bajar a alguna posa de río para beber agua, poner su cuerpo un tanto erguido sobre sus patas traseras, para parecer más grande; hasta llegar junto con la horda a las cuevas que brindaban un cálido refugio y mayor protección; antes de la manipulación genética alienígena de los annunakis, que los llevo a evolucionar en nuestra especie humana. Ellos habían aprendido que la violencia y la depredación, eran parte de la realidad cotidiana.

Y las cosas poco han evolucionado en el adentro del hombre, es verdad que las formas de refugio y comunicación, han cambiado mucho desde aquellos días hasta ahora. Tenemos edificios de gran magnitud y una gran telaraña de comunicación mundial.

Somos una horda mundial dividida en hordas continentales y nacionales. Pero somos apenas y un peldaño siguiente del simio temeroso y salvaje.

El primer salto ocurrió con el dominio del fuego y sus usos.

El segundo con el descubrimiento de la electricidad y sus usos.

Pero, como bien lo Escribió el filósofo y político ateniense: Aristóteles, quien dedicó gran parte de su vida en el estudio de la naturaleza del hombre. Somos un Zoon Politikón. este un concepto, cuyo significado literal de la expresión es «animal político» o «animal cívico» y hace referencia al ser humano, el cual a diferencia de los animales posee la capacidad de relacionarse políticamente, es decir, crear sociedades y organizar la vida en ciudades.

Política es lo que nos hizo avanzar, política es lo que nos diferencia de los otros animales que viven en manadas y se adaptan al entorno, política es lo que nos hace llevar a adaptar el entorno a nosotros.

La utopía es la civilidad, la consolidación de llamarnos en verdad una Civilización, para que esta etiqueta sea real debemos ser mayoría, los habitantes que lleguemos a convivir de esa manera parsimoniosa; pero no ignorando a la violencia que ha sido el eje fundamental de todo en lo que nos hemos convertido. De manera positiva o negativa la violencia está en nuestros genes tanto actuales como primitivos.

En la actualidad después de un tiroteo ocurrido en una escuela en monterrey, se han dado muchos discursos y todos ellos debo decir de forma tajante e impositiva: erróneos. ¿Por qué?, porque puedo.

Puedo argumentar que la marcialidad o el camino de la guerra, transmite la educación y la conducción de la violencia; haciendo al individuo recorrer un camino de dolor y experiencias que hacen a quienes lo recorren tomar una nueva consciencia de él y de su entorno.

Vivir la violencia, el enojo, la ira, la rabia y expresarlos nos ayuda a la correcta conducción, cuando se reprime que es a lo que todos los discursos escuchados incita; tarde o temprano explotara en nuestros adentros y causara cánceres tanto físicos en nuestro cuerpo, como en nuestra sociedad; negar nuestro ser violento es negarnos a la autenticidad.

Aislar a un ser violento nos llena de cárceles y gastos nuestros presupuesto económico, quien ama la Ira y la violencia, la comprende, la deja que fluya podrá construir, aunque ello con lleve destrucción.

Durante mucho tiempo se ha mantenido la idea de ignorar la violencia y eso solo nos ha convertido en seres blandos, domesticados y manipulados por quienes usan la violencia como herramienta de intimidación, son quienes aún se mantienen en las cimas de un liderazgo mundial.

Ejemplos claros y precisos. Rusia, EUA, China, Corea del Norte.

Fue el poder y la violencia la que nos hizo prevalecer como especie en un mundo de animales salvajes, dotados de herramientas naturales como garras y dientes, entre otros.

Aceptarnos y respetarnos evitara la doble moral y podremos dar paso a una nueva etapa y a las nuevas formas sociales en nuestro país. Debemos aceptar el Zoom Politikón. Aceptar el animal y el interés que se tiene por el poder.

Educarnos reprimiendo la violencia, es una forma de enseñarnos a alimentar el miedo y solo a través de ello es que las masas, seguirán siendo masas y podrán ser controladas.

Por ello puedo, (regresando a las épocas del pensamiento griego y romano) citar al Cesar, desde este punto, diciendo:

Debemos darle al mono lo que es del mono

Y a lo divino lo que es Divino.

En esa equivalencia reside nuestra evolución.

 

Francisco Javier Garrido Ruíz