¡Comparte en tus redes!

La química del orgasmo

quimica_orgasmoDar con las palabras correctas para definir un orgasmo podría llevarnos más tiempo del que disponemos para escribir esta nota. Es cierto que pueden excitantes, embriagadores, electrizantes y demás calificativos que se te ocurran, pero… ¿en realidad sabes qué ocurre en tu cerebro durante ese momento sublime en que el placer llega a su máxima expresión?

Tal vez no lo sepas, pero muchas de las sensaciones que experimentas al llegar al orgasmo tienen como origen tus neuronas. Son ellas las encargadas de segregar los químicos que estimulan la secreción de hormonas y permitas que goces de esos instantes de placer puro.

Pero seamos más específicos y repasemos la llamada química del orgasmo:

Durante la excitación sexual, los nervios de los genitales envían información al cerebro a través de la médula espinal, donde las neuronas producen dopamina y estimulan la liberación de oxitocina (conocida como hormona del amor).

Además, las neuronas provocan que se produzca:

  • Adrenalina
  • GRH (Hormona liberadora de gonadoprinas). Actúa sobre la hipófisis anterior y controla la secreción de otras dos hormonas (lutenizante y estimuladora de los folículos), las cuales estimulan la producción de testosterona, estrógenos y progesterona.

Mientras todo eso ocurre, las hormonas esteroideas estimulan al hipotálamo para que libere más oxitocina.

¿Qué es la oxitocina?

Es una hormona básica en la química del orgasmo, pues su efecto estimulante actúa en muchas partes del cerebro y la médula espinal. De hecho, es la responsable del buen humor, la risa, la circulación del esperma y la contracción de los músculos de la pelvis femenina.

Al liberarse oxitocina se acelera la respiración y aumenta la frecuencia cardíaca y la sudoración de zonas como axilas e ingles.

En respuesta a estas reacciones fisiológicas, el cerebro segrega endorfinas y encefalinas, neurotransmisores que producen una sensación de bienestar y tienen un efecto analgésico.

Además, se libera feniletilamina, químico que eleva la energía y el humor.

En el momento cúspide del orgasmo, suben los niveles de prolactina, lo que disminuye la libido y causa saciedad sexual.

¿Imaginabas que todo esto sucedía en tu cerebro durante el orgasmo?