¡Comparte en tus redes!

La razón que te faltaba para tatuarte

beneficios_de_tatuarteOk. Sí es cierto de que al tatuarte corres el riesgo de presentar una reacción alérgica, que se infecte la zona o contraigas alguna enfermedad, pero no todo es tan malo. Además de la increíble apariencia que le dan a tu piel, los tatuajes pueden fortalecer tu sistema inmunológico. Sabemos que parece imposible, pero la propia ciencia lo ha comprobado.

De acuerdo con una investigación de la Universidad de Alabama, Estados Unidos, publicada en el American Journal of Human Biology, tatuarte en varias ocasiones podría fortalecer tu respuesta inmunológica y facilitar la lucha contra enfermedades comunes, como el resfriado.

Sólo que para recibir este beneficio debes contar con varios tatuajes, pues la primera vez que lo haces sucede totalmente lo contrario; es decir, tus defensas bajan por el dolor y el estrés al que sometiste a tu cuerpo.

De hecho, el doctor Christopher Lynn, líder de la investigación, asegura que tras tatuarse por primera vez, es más fácil que una persona se enferme.

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores contaron con un grupo de 29 voluntarios compuesto por individuos que iban a tatuarse por primera vez y por otros que repetían la experiencia.

A todos los participantes se les tomaron muestras de saliva antes y después de realizarse el tatuaje para medir los niveles de inmunoglobulina A (anticuerpo considerado la primera defensa contra virus y bacterias) y de cortisol (hormona que se libera en respuesta al estrés).

Los resultados demostraron que los niveles de inmunoglobulina A fueron menores en las personas que se tatuaban por primera vez.

Según los científicos, los individuos que tenían varios tatuajes ya habían entrenado a su organismo para tolerar el dolor y el estrés que implica tatuarse, por lo que estaban preparados para combatir cualquier infección.

Por supuesto, las conclusiones de los investigadores de la Universidad de Alabama ya han recibido varias críticas de la comunidad científica, pues sólo tomaron en cuenta dos de las numerosas sustancias que intervienen en la respuesta inmune.