¡Comparte en tus redes!

La sexualidad es vida, placer, conexión y amor

Alessia Di BariEste fin de semana dimos taller –mis socios y yo-. Estuvo muy lindo, salí muy conmovida y agradecida por la confianza de todos los participantes. Pero, algo que me llamó mucho la atención –dado que el taller no era de sexualidad- fue que en algún momento, todos hicimos “confesiones” frente a todo el grupo y estas tenían que ver con decir a viva voz, aquellas cosas que más vergüenza nos daban ¡Muchas personas hablaron de su sexualidad!

Creo que esto nunca dejará de sorprenderme. Me encantó escucharlos, ver que se dieran permiso de abrirse y al mismo tiempo, me dolió escuchar lo que decían porque muchas de estas “vergüenzas” –en realidad– tienen todo que ver con la poca o nula información y formación sexual. Me duele ver que crecemos llenos de tabúes y falsas creencias que más tarde o más temprano, limitan nuestra sexualidad.

Me queda claro, después de experiencias como esta, la importancia de mi profesión y la pasión que pongo en ella. Auténticamente creo que si logro sembrar una semillita distinta… una que tenga que ver con apertura, con honestidad y amor hacia nosotros mismos ¡me doy por bien servida!

Para mí, la sexualidad es vida, es disfrute, es placer, es conexión, es amor, es diversión y aprendizaje. Me duele ver cómo, por diferentes factores, la vamos limitando y asociando a culpa, vergüenza, pecado, suciedad, perversión, manipulación y dolor.

Algo que me llevo de este fin de semana, son sus caritas sonrientes el último día y la posibilidad real de vivir una vida diferente –incluyendo el área sexual–. Una vida conectada y en contacto conmigo mismo, donde las emociones jueguen un papel importante y donde los eventos –cualesquiera que sean– los puedo usar a favor. Así que, mi invitación de esta semana, es para que reflexiones. ¿Cómo sería tu vida sexual “ideal”? Con respecto a ese ideal, dónde andas. ¿Qué tan grande es la brecha entre lo que tienes y lo que quieres? Y sobretodo, qué estás dispuesto(a) a hacer para acortar ese gap y tener –en este caso- la vida sexual que quieres y mereces. Si necesitas apoyo para llegar a la meta, se vale pedirlo.

El problema no son todas las “limitantes” que sientes que tienes, a todas y cada una de ellas, seguro les podemos dar la vuelta. El problema es no arriesgarte a probar, a quedarte en el “malo por conocido, que bueno por conocer”. Esta semana, date chance de dar un pasito; chiquito, pero sostenido en el tiempo… y me cuentas, qué tal te va.

Alessia Di Bari 

Alessia Di Bari