¡Comparte en tus redes!

Cómo es la vida sexual de una sexóloga

Alessia Di Bari¿Alguna vez se han sentido exigidos a ser de determinada manera, sólo porque la gente espera eso de ustedes? Bueno, pues yo sí.

Soy sexóloga y por alguna razón, en el imaginario colectivo de muchas personas, están cosas como: “seguro es una libertina” hasta un “debería ser más delgada”.

El problema con estas expectativas, no es que los demás las crean, es que –en ocasiones– yo también me las compro. Últimamente, mi marido y yo hemos tenido algunos temas de pareja –como todo el mundo–, pero a mí me da vergüenza contar esto, porque yo “no debería” tenerlos… soy sexóloga y terapeuta de pareja ¿No debería ser –prácticamente– perfecta mi vida sexual y sentimental?

Es curioso, porque hoy que me doy permiso de mostrarme, de hecho, me siento más fuerte. Esta es la mujer que soy, no espero palabras de aliento, sino simplemente mostrarles cómo me siento porque estoy segura que muchos(as) de ustedes, alguna vez se han sentido como yo.

Sé que si lo vivo en soledad, sólo me retroalimento con más de lo mismo, pero si lo comparto con ustedes, me siento acompañada y le encuentro un propósito –en parte– a mi sensación. Sí, saber y darnos cuenta que no sólo nosotros pasamos por lo mismo, es bien importante. Yo no creo en el “mal de muchos, consuelo de tontos”… Porque no se trata de conformarnos con el “todos vivimos lo mismo” y quedarme con mi sensación, sufriéndola en silencio y no hacer nada para ponerle remedio. Se trata, de todo lo contrario, saber que no estamos solos, que otros ya han pasado por ahí y que, por lo tanto, seguramente hay opciones –para salir del hoyo– que no estoy viendo... ver que no soy la única, me abre opciones, amplía mis posibilidades.

Si se están preguntando esto qué tiene que ver con la sexualidad, es muy fácil ¡tiene TODO que ver! En general, los temas sexuales –cuando sentimos que andan del todo bien– nos hacen sentir inadecuados. ¿El problema más grande? No compartimos cómo nos sentimos, nos lo guardamos todo para nosotros porque sentimos que “no es normal” o que eso que nos pasa es “rarísimo”… Cuando, te puedo asegurar, hay más de uno que ya hemos pasado por ahí y/o estamos pasando por ahí.

En sexualidad, no hay cosas buenas y malas, hay las cosas que nos funcionan y las que no nos funcionan… incluso prácticas más comunes que otras, pero lo poco común no lo vuelve malo, sólo diferente.

Te dejo una tarea. Revisa tus expectativas y las expectativas que crees que la gente tiene de ti, lo puedes acotar al terreno sexual. Es decir, tal vez sientes que tu pareja quiere que seas más atrevida o no sé, quizás crees que tu familia siente que no eres lo suficiente para tener una pareja guapa y exitosa… No importa qué sea, lo que importa es que lo empieces a observar. Si quieres dar un paso más, una vez que ya viste todo esto, compártelo con alguien cercano, alguien que sientas que puede escucharte sin juicio y conectarse… Observa cómo te sientes con esto y házmelo saber ¡Me encantará saber de ti!

Con cariño Alessia.

Alessia Di Bari