Lánzate al DF a cambiar tu basura por alimentos

¡Comparte en tus redes!

¿Alguna vez te has preguntado cuánta basura se genera diariamente en nuestro país? De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), cada día, en México se recolectan 86 mil 343 toneladas de residuos sólidos, lo cual equivale a 770 gramos por persona.

El gran problema es que en México no existe cultura de reciclaje. Sólo 46 de cada 100 hogares separan su basura, por lo que, en vez de reutilizar los materiales disponibles, se producen nuevos, los cuales inevitablemente terminarán en un tiradero de basurero.

¿Te imaginas todo lo que podríamos ahorrarnos con tan sólo separar nuestra basura en orgánica e inorgánica? Para que te des cuenta de los grandes beneficios que se obtienen con el reciclaje, tienes que visitar la Ciudad México durante el segundo domingo de cada mes, cuando se realiza el Mercado del Trueque.

Esta iniciativa de la Secretaría del Medio Ambiente del Gobierno del Distrito Federal (Sedema) consiste en intercambiar tus residuos inorgánicos por puntos verdes, los cuales podrás ocupar para comprar alimentos frescos, cultivados y producidos, por pobladores locales.

Los residuos que entregues se separan y envían a compañías especializadas en reciclaje. El propósito es recolectar la mayor cantidad de material reutilizable.

Datos del Inegi señalan que 75% de la basura que se recolecta diariamente corresponde a cartón, papel, PET y vidrio; sin embargo, en el Mercado del Trueque también reciben electrodomésticos, residuos electrónicos, cobre, bronce, plomo, fierro, lámina, acero, plásticos y aluminio.

Aunque no lo creas, todos estos materiales son muy valiosos, por lo que lo mejor es que los aproveches lo más que puedas. Junta la mayor cantidad posible y lánzate a la Ciudad de México con ellos.

Como la sede del Mercado del Trueque es itinerante, te recomendamos que antes de ser el viaje consultes su sitio de internet en la página de la Sedema, o pases directamente a su calendario 2016, así sabrás a dónde tienes que llegar.