¡Comparte en tus redes!

Las cosas que nunca debemos olvidar en la cama

  1. Edelmira CárdenasUn sexo limpio es un sexo feliz. Sería lo más idílico que nuestros órganos sexuales fueran como un enervante prado florido; afrontémoslo, la capacidad que el pene y la vagina tienen de deseables lo tienen para ser órganos sucios. Nunca llegues a una cama sin estar segura que todo el perímetro de tu área militar (base de aterrizaje) esté despejada.
  1. Más vale prevenir que lamentar. Recuerda siempre llevar anticonceptivos contigo. Por otro lado las pastillas para el aliento podrían llegar a ser el centinela que salvaguarde el placer de los besos; y nunca está de más un pequeño cepillo de dientes y pasta dental en la bolsa.
  1. Ante la duda... ¿la más sesuda o la más tetuda? dice un dicho popular que quiere decir que a veces caemos en el dilema de seguir al amor o al deseo. Yo te diría que busques siempre escoger al que te hace sentir amada, ¿no es más fácil desear al que se ama que amar el que se desea? Quizás es cierto que a veces tiran más dos tetas que dos carretas pero también acuérdate que no todo lo que brilla es oro.
  1. Ante necesidad ¿no hay ley? Me he encontrado con infinidad de personas que, literal, no saben gozar en una relación de pareja. No es sano que te hagan lo que no quieren. Una vez una mujer que vino a terapia, me consultó la preocupación que tenía de que su marido, un hombre joven, estuviera teniendo problemas de erección al momento de la penetración (porque cabe aclarar que en el sexo oral no existía ese problema). Ya consultándolo con el marido, confesó éste que su mujer le introducía un dedo por el recto al momento del sexo pero como él pensaba que eso le gustaba a su mujer se lo permitía; preguntándole a la esposa, resultó que ella comenzó a estimular el recto de su esposo pensando que le excitaría.
  1. La guerra en la cama y el amor, donde te dé la gana. Es realmente placentero el sexo de reconciliación, pero también hay que tener en cuenta cuándo se puede volver una forma de evasión en la relación. Parte de la clave para intimar es procurar que la vida diaria sea amorosa y feliz, si así es, el sexo será el plus que mejore tu vida y no el pretexto para no buscarte otra.
  1. Lo que te choca te checa. Recuerda, no hagas nada que no te gustaría que te hicieran; y lo que te gustaría hacer no siempre podría gustarle al otro: respeto y comunicación ante todo.
  1. Importante, la belleza está en el ojo de quien la mira. Si tú puedes mirarte con erotismo también tu pareja lo hará. No pidas perdón por tener un pene pequeño, o por carecer de senos gigantes. La seguridad es uno de los mejores estimulantes sexuales.
  1. Dos cabezas piensan mejor que una. (y no es una sugerencia para que hagas un trio). Un acto sexual es cuestión de dos ¡Atención! No puedes esperar a que tu pareja lo haga todo ni pensar que todo depende de ti. Éste, por más placer que te brinde, siempre será una acción que implique esfuerzo, y si sólo uno es quien se afana en llevar el navío, éste sucumbirá tarde o temprano.
Edelmira Cárdenas