¡Comparte en tus redes!

Las enfermedades más comunes de un oficinista

Las enfermedades más comunes de un oficinista

Las enfermedades más comunes de un oficinista

Enfermedades laborales puede haber muchas, pero hay algunas específicamente relacionadas con el trabajo en la oficina, si trabajas en una oficina ya sabrás cuáles son algunas de las enfermedades de las que has padecido. Aquí las más frecuentes y relacionadas con la oficina.

1.- Estrés. Según la Organización Mundial de la Salud el estrés es considerado una epidemia global, es una de las principales causas de disminución de la productividad.

2.- Enfermedades visuales. Ojos rojos, síndrome del ojo seco, ardor y cansancio, este tipo de enfermedades las ocasiona la continua lectura de los documentos, correos, archivos, etc., en la computadora. Es mejor que uses protectores visuales o que uses bajos niveles de iluminación. Concentrarte hace que pestañees menos, esto produce dolor de cabeza y malestar.

3.- Lesiones corporales relacionadas con estar sentado. Los oficinistas pasan mucho tiempo sentados, si trabajas en oficina es muy probable que, después de estar sentado en una extensa jornada laboral, una mala posición termine por afectar tu espalda. También hay dolor en los hombros, cuello y cintura. El deficiente diseño ergonómico de las sillas también influye en este aspecto. Ocho de cada diez empleados sufren contracturas en algún momento de su vida. Evita tener la silla a una altura inadecuada, recostarte en ella o sentarte sobre una pierna. Para prevenir lumbalgias se sirven los muebles ergonómicos, pero debes utilizarlos correctamente. Párate de vez en cuando de tu asiento.

4.- Mobbing. En pocas palabras es el acoso psicológico que un jefe ejerce sistemáticamente sobre su subordinado. De acuerdo con datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el 38% de los trabajadores en todo el mundo ha sufrido mobbing.

5.- Síndrome de Agotamiento Profesional y enfermedades mentales. Es cansancio general y desgaste emocional, es frecuente cuando en el trabajo superas las 8 horas de trabajo y el salario es insuficiente, las mujeres tienen más probabilidades de padecerlo. Además hay problemas de salud mental, algunas señales son ansiedad, insomnio, irritabilidad, cambios en el carácter, palpitaciones, sube la presión arterial y miedos.

6.- Enfermedades estomacales y problemas del abdomen. Los oficinistas se la pasan mucho tiempo sentados, muchos de ellos no desayunan y toman mucho café (en exceso), eso provoca gastritis, un oficinista padece colon irritable, cistitis, colitis, daños en la flora intestinal, sobre peso y obesidad. Es mejor que te preocupes por tener una buena alimentación y procura hacer ejercicio. No te saltes las comidas.

7.- Síndrome mouse. Es por el uso de la computadora por jornadas prolongadas. Si eres oficinista seguro has tenido molestias en la muñeca y codo, a largo plazo podría derivar en tenditis. el síndrome del mouse se puede evitar con el uso de teclados y mouses ergonómicos y realizando rotaciones frecuentes de tus muñecas.

8.- Problemas de oído. Si vives expuesto de manera continua a más de 85 decibeles estás perjudicando tu oído, exponer tus oídos al ruido de los audífonos por ocho horas continuas perjudica tu audición.

9.-Gripe. Uno de cada cinco empleados la padece una vez al año, el problema es grave si se tiene en cuenta que pasa inadvertida para muchos, los oficinistas acostumbran restarle importancia. En la oficina las fuentes de contagio son infinitas.

10.- Cefaleas. Son comunes en los empleados de oficina, sobre todo en las mujeres. Hay más de 150 tipos distintos, la migraña es la más habitual. Realiza ejercicio, mejora tu sueño y deja el cigarrillo.

11.- Workaholic. Es más común en hombres que trabajan en oficina, trabajan más de 12 horas al trabajo y depositan su autoestima en los logros laborales, dejando en un segundo plano su vida personal. La adicción al trabajo afecta a más de 20% de la población trabajadora mundial, la mayoría son hombres de 35 a 40 años.

Ideas de posturas que te ayudarán en el trabajo, en este link.

Cómo prevenir la lumbalgia, en este enlace.

Cómo aliviar la tensión muscular de la espalda, aquí.