¡Comparte en tus redes!

Las faldas y el deporte

Manolo Fernandez

Manolo Fernandez

Levanten la mano todos aquellos que alguna vez han leído, escuchado o incluso opinado acerca de un “lío de faldas” o del pleito matrimonial de algún “famoso” (claro, porque a todos nos encanta opinar de los demás, pero que nadie se atreva a hablar de nosotros). En fin, sin afán de convertir este espacio en una sucursal de revista de chismes o programa chafa de espectáculos, en donde se habla de todo menos de los espectáculos, si me gustaría platicarles de algunos “pecadillos leves” (ay ajaaaaaá) que han tenido muchos de los deportistas más famosos del mundo.

Si nos enfocamos en el fútbol, el deporte más jugado en todo el mundo, es inevitable pensar que un futbolista vive en el centro de las miradas de propios y extraños, y que además de ser ejemplo de una vida saludable y con disciplina (ay ajaaaaaá, solo algunos), también son imán de muchos “amigos” que son como rémoras, están pegados a ellos por la profesión y no por la persona, embelezados por esa posición privilegiada que da ser el “cuate” de éste o el “confidente” del otro.

Pero también la parte femenina es digna de mencionar, ya que a lo largo de la historia muchos han sido los futbolistas que se han visto envueltos en algún escándalo de faldas, líos que han manchado o acabado incluso con algunas carreras promisorias. Y es que aunque el cuerpo es débil (ay ajaaaaaá), si hay episodios dignos de platicar.

En 2008 el futbolista brasileño Ronaldo, conocido como “El fenómeno”, estaba en Brasil recuperándose de una lesión en la rodilla, terminó con su pareja y su desconsuelo lo llevó a contratar a una sexoservidora (les digo que la carne es débil). Ya en el lugar de la acción, decidió también contratar a otras dos por teléfono (casual tenía algunos números en su agenda) y lo que pintaba para ser una “noche copas, una noche loca”, se convirtió en una pesadilla. Resulta que las tres sexoservidoras eran travestis y tras una fuerte discusión dentro del motel, los prostitutos llamaron a la policía y los cuatro acabaron en la comisaría.

El futbolista se dijo víctima de extorsión por parte de uno de los travestis, comentó que pese a la confusión y sin haber consumado el acto (ay ajaaaaaa), el pagó casi 600 dólares a los travestis, pero uno de ellos se negó a recibir esa cantidad y exigía en cambio 30 mil dólares para no armar un escándalo ante la prensa ni acusarlo de consumo de drogas.

El travesti llamado André Luis Ribeiro Albertino, pero conocido como Andrea Albertino entre los cuates, acudió a la comisaría de policía de Río de Janeiro, pero repentinamente a la mitad de su testimonio se puso de pie y se marchó, por lo que todo el caso se cerró sin mayor problema para el futbolista. Pero si con una mancha del tamaño de su actual abdomen.

Y si bien ni todo es siempre con mujeres u hombres de la vida galante, hay cosas en la vida que no se tocan, que son sagradas como la mismísima madrecita de uno; y aquí les quiero contar de John Terry, capitán de la Selección Inglesa de fútbol que tuvo una relación extramarital con la modelo Vanessa Perroncel. Lejos de ser solo el hecho de la infidelidad, resulta que esta modelo era la esposa de su mejor amigo y ex compañero de equipo, el también futbolista Wayne Bridge, y por si fuera poco, Vane (así le digo yo de cariño) era la mejor amiga de la esposa de Terry.

El escándalo se dio a conocer, ya ven que la “prensa rosa” de Inglaterra casi no es escandalosa; Wayne Bridge decidió no participar en el Mundial de fútbol de Sudáfrica, mientras que a Terry le quitaron la capitanía del equipo inglés. Obvio las mujeres ya no se llevan, qué delicadas ¿¿no??. Y cuando los equipos de los jugadores se enfrentaron en la Liga Premier, Bridge no saludó a Terry, aunque de una buena patada seguro no se salvó.

Estos “escandalillos leves” son solo dos de los muchos que se han suscitado en este mundo futbolero en el que nos tocó vivir, pero levanten la mano todos aquellos que quieren que les platique algunos de los que se han vivido en nuestro país… Está bien, me convencieron, lo haré en un próximo espacio.

MF

Manolo Fernández