¡Comparte en tus redes!

Las personas ven lo que nosotros proyectamos

Adrian-GutierrezEn mi programa de radio semanal “Trascendiendo Fronteras” tenemos la sección “Historias que Trascienden” donde invitamos a nuestros radio escuchas a que nos escriban una historia que hizo cambiar su vida de manera positiva; un quiebre que los hizo crecer, salir adelante y ser mejores personas.

La mayoría de las historias nos las comparten mujeres. En ellas leemos una trasformación donde se revalorizan. La fuerza con la que confrontan la vida es el amor que ellas sienten por ellas mismas y antes no lo tenían, logrando una gran autoestima antes ausente.

En lo personal he de confesarte que nunca he tenido problemas de autoestima y creo que en gran parte se lo debo a mi mamá. Ella me hizo sentir querido, protegido, pero también me enseño que todo lo quisiera hacer era posible.

Me enseño a prepararme. Que las cosas no salen a la primera sino que son consecuencia de insistir mucho, y que a pesar de mis defectos físicos (uno muy notable en la forma de mi pecho) debía verme normal, como si ese defecto no existiera (creo que nunca hemos conversado de él. Sólo recuerdo una ocasión, cuando tenía 11 años me llevaron al doctor para que me revisara, él sugirió una operación y usar chalecos especiales, pero al no poner en riesgo mi vida, decidimos dejarlo así).

¿Quién es perfecto? Yo, tú y todos, lo perfecto esta en lo imperfecto, el problema radica en el no aceptarnos.

En el programa pasado recibimos una historia que decidimos leer al aire, sin embargo, el final que siempre esperamos aun no llega y esperamos algún día llegue.

Nos escribieron de Argentina, una mujer que se veía fea, que no se quería, que reclamaba no ser felicitada el día de la mujer o el día de las madres, había estado casada y tenía hijos, sin embargo ella se siente poca cosa o nada, y así nos lo manifestó.

Qué vida tan difícil y que difícil el pedir a los demás lo que ella misma no se da, o no siente por ella, también puede ser una estrategia inconsciente de vida, se vende como víctima para por lastima obtener de los demás algo de lo que necesita.

En esta vida, somos lo que somos, ni más ni menos, ¿podemos ser otras personas? Si, mejor preparadas, más sabias, más humanos, más empáticos, mas saludables, pero también, cada día que pasa siempre seremos más viejos, pero eso no nos exenta de sentirnos los hombres o mujeres más guapos sobre la tierra.

Podemos hacer todos los días cosas para ser mejores, pero los principales beneficiados siempre seremos nosotros. Podemos hacer ejercicio, podemos comer mejor, podemos leer, estudiar, convivir con otras personas y pasar momentos agradables; todo eso son regalos para nosotros.

Te invito a que compartamos felicidad, no pidamos que nos hagan felices, quiérete, admírate, enamórate de ti, busca siempre ser mejor para ti y si así lo haces el mundo entero también lo hará.

Adrián Gutiérrez