¡Comparte en tus redes!

Liberación de la atadura en el duelo

Yovana BaronHemos hablado ya en artículos anteriores de cómo trabajar tus emociones inteligentemente en el duelo, hoy tocaremos un punto muy importante, dejar ir en libertad a la persona que ha fallecido. Todos aquellos que han fallecido o partido, deben ser dejados en libertad, hay que dejarlos ir y dejarlos ir no significa olvidarlos, o que nuestros seres queridos que han partido se van a enojar o que al dejarlos ir nosotros los olvidaremos, si no comenzamos a trabajar este punto importante entonces convertimos esto en una “ ATA-DURA”, o sea, que lo que fue un vínculo normal hoy se convertirá en algo patológico.

Vínculo es cualquier cosa que une, conecta, mantiene las cosas juntas. Es como un cordón umbilical invisible que nos une ¿pero que pasa cuando alguien que queremos fallece? o ¿cuándo la vida te ha arrancado de tu alcance lo más importante y significado?

Cuando nuestro ser amado ha fallecido este vínculo, este cordón umbilical invisible no desaparece de manera inmediata, este vínculo perdura y perdurara el resto de tu vida, aquí lo importante a resaltar es la actitud que asumas frente a este acontecimiento tan doloroso que es la muerte de un ser querido, la persona muere hasta que tu lo olvidas, no al revés, el dejarlos ir sin ataduras, es amarlos, pensarlos, extrañarlos pero de manera sana, haciendo cosas que a ellos les encantaba en vida, así los honramos, el honrar es hacer todo aquellos que a ellos les gustaba como: comer aquel platillo que tanto le gustaba a la abuela, bailar aquel paso de rock and roll, que a mi padre tanto disfrutaba, regar las plantas y jardín de mi madre. Yo siempre les digo a mis pacientes, imagínate que tu ser amado esta en ese templo silencioso y hermoso y tu estás moleste y moleste, ¿qué crees que tu ser amado siente?, ¿esta tranquilo? ¿esta en paz?, ¿cómo te sientes tu cuando estas en la playa? ¿cuánto estas de vacaciones? ¿te encanta que te molesten?, ¡No verdad!, pues honra y tranquila a tu ser amado que ha partido para mantenerlo tranquilo y contento donde se encuentre.

Honra su vida y su muerte con obras buenas que tu puedas hacer en nombre de su ser amado que ha partido, verás como poco a poco, tu duelo se va transformando en agradecimiento a la vida porque te permitió ser su hijo, su madre, su esposo, su esposa, su amiga, etc.

Ahora hablaremos de cuando este vínculo se convierte en “ATA-DURA”, se convierte en atadura, cuando impide que continuemos con nuestra vida, el significado de atadura es: servidumbre o esclavitud, sujetar por alguna fuerza, compulsión o influencia.

Si un vínculo evita que sigamos con nuestra vida, entonces tamos atados y tenemos que liberarnos, de otra manera quedamos encadenados al pasado, es como si avanzáramos de espaldas a la vida, incapaces de ver o experimentar lo que está ante nosotros, todo aquello que la vida aún tiene para ti, en proceso de duelo te enseñamos a que voltees a ver todo aquello que la vida tiene para ti a pesar de la muerte de ese ser amado, comenzarás a ver y agradecerle a la vida, te enseñamos a cortar el cordón a fin de poder darnos vuelta y ver nuevamente la realidad y la vida de frente, puede ser una operación delicada y difícil, pero no imposible de realizar, recuerda bajo cualquier circunstancia, aunque dejemos ir a nuestro ser querido que ha partido, no perderemos nuestros recuerdos, ni mucho menos nuestro AMOR, estos recuerdos y este AMOR permanecerán en nosotros para disfrutar para siempre, dejemos solo ir el dolor y todos los sentimientos de culpa o vergüenza, tristeza, depresión, impotencia o miedo, dejemos ir la amargura, y hacerlo para que dejamos que vuelen libres nuestros muertos y nuestro pasado.

Ahora entonces estaremos listos para enfrentar nuestra nueva realidad y ¿Qué quiero de la vida para mí ahora? ¿Cómo le voy a responder a la vida ante lo que me está sucediendo? Para asumir una postura positiva ante la vida.

Perdón es otra palabra para dejar ir... Matthew Fox

 

@yovabaron

Yovana Barón