¡Comparte en tus redes!

¡Llegó la primavera!... y con ella las alergias

Pues sí, por fin llegó la tan ansiada primavera. Es momento de guardar los abrigos y suéteres, y sacar las bermudas, shorts y vestidos. ¡Ah! Y si formas parte del selecto grupo de personas con alergias, también los pañuelos desechables, antihistamínicos y descongestionantes.

Con el cambio de estación, las flores, árboles, plantas y arbustos vuelven a la vida, por lo que aumenta la producción de polen. Estas pequeñas partículas son las causantes de que millones de personas no puedan respirar libremente.

Las alergias son reacciones del sistema inmune a alguna partícula externa que se ingiere, inhala o se toca. En el caso del polen, cuando entra en contacto con las vías respiratorias y los ojos, puede ocasionar rinoconjuntivitis alérgica, una serie de reacciones que afectan a las fosas alergiasnasales y a la conjuntiva de los ojos.

Este padecimiento también se conoce como alergia de primavera o fiebre de heno. Los síntomas principales son:

  • Picazón en la nariz, paladar, garganta y ojos
  • Estornudos
  • Nariz tapada (congestión)
  • Secreción nasal
  • Ojos llorosos
  • Círculos oscuros alrededor de los ojos

Aunque 30% de las alergias son hereditarias, la gran mayoría se adquieren, por lo que pueden manifestarse a cualquier edad. De ahí la importancia que evalúes si presentas alguna de estas señales de alerta y con qué frecuencia.

Para reducir la incidencia de los síntomas, te recomendamos que ahora que ha llegado la primavera:

  1. Te mantengas alejada de todos los productos o sustancias que puedan aumentar la irritación de tus mucosas, como el humo, los espráis, productos de limpieza y químicos, por mencionar alguno.
  2. No salgas sin lentes de sol. Éstos evitarán que el polen entre en tus ojos.
  3. Evita salir durante el amanecer y el atardecer, pues son los momentos en los que hay mayor concentración de polen en el ambiente.
  4. Olvídate de correr o practicar algún deporte al aire libre. Te conviene ejercitarte en espacios cerrados para evitar la congestión nasal y que te fatigues fácilmente.
  5. Mantén cerradas las ventanas de tu casa. Si quieres ventilar tu hogar, puedes abrir las ventanas en los momentos en los que la concentración de polen es menor. También podrías instalar aire acondicionado, pero debes asegurarte de que tenga un filtro anti polen.
  6. También debes instalar este filtro anti polen en tu coche, y jamás debes viajar con las ventanas abiertas.
  7. Despídete de todos tus peluches y objetos que acumulen polvo, pues su presencia en tu cuarto te causará tantos malestares que no podrás dormir.

Recuerda nunca auto medicarte. Lo mejor es consultar a un doctor para que él decida cuál es el mejor tratamiento para ti.