¡Comparte en tus redes!

Lo que podemos aprender de la crisis

Edgar SpringallLas crisis en México se han convertido en un patrón recurrente.

Una manera muy eficiente de superar un patrón negativo en nuestras vidas, un miedo o una emoción negativa es:

  1. Volvernos conscientes del problema y asumir nuestra responsabilidad.
  2. No rechazando ni resistiendo lo que no nos gusta, nos da miedo o no nos parece.
  3. Aceptando lo que no nos gusta, nos da miedo o no nos parece.
  4. Entendiendo lo que no nos gusta, nos da miedo o no nos parece.
  5. Aprender de la enseñanza de lo que no nos gusta, nos da miedo o no nos parece.
  6. Cambiar nuestras acciones y hábitos de acuerdo a lo aprendido.

Estos 4 puntos son las bases indispensables para poder perdonar y superar el pasado.

El perdón no es dejar que nos vuelvan a pasar las cosas sino entender y aprender de lo negativo que nos han pasado para crecer a través de estas experiencias enfrentando el problema o distanciándonos de situaciones dañinas.

Muchas veces no queremos perdonar porque pensamos que no se va a hacer justicia, pero esta resistencia es lo que hace que las injusticias pasen.

La inconsciencia humana es lo que hace que las personas se aprovechen de otras, pero esta misma inconsciencia es lo que hace que alguien sea abusado.

Un amigo arqueo astrónomo predijo que estábamos viviendo el patrón y ciclo como de la época de la conquista. Si existiera la Malinche seria equiparable con el gobierno mexicano que le entrego el país a intereses internacionales, siendo el país con más tratados de libre comercio del mundo; cosa difícil de entender, ya que, si en realidad fuera tan favorable como nos dicen: ¿Por qué muchos países eligieron proteger sus economías? Una vez más a la Malinche le importó más quedar bien con el agresor que con los suyos.

Es claro que como mexicanos no hemos aprendido de las crisis, si no ya no se repetirían en nuestras vidas.

Sería difícil no admitir, que las acciones de los gobiernos, muchas veces provocaron éstas crisis por la falta de lealtad hacia el pueblo mexicano.

Por consiguiente, es de esperar que los mexicanos nos sentimos traicionados.

Con mucho respeto para no herir susceptibilidades:

La inconsciencia es la que hace que el gobierno se aproveche de nosotros.

En este caso la inconsciencia es nuestra reacción hacia un gobierno opresor, desobligado, desconsiderado y no incluyente.

El gobierno se siente un poco como un padre controlador, desconsiderado, exigente, despilfarrador, corrupto y egoísta; él, sí puede hacer lo que quiere y nosotros nos fregamos. Lo cual por supuesto saca reacciones de todos nosotros.

Nuestras reacciones ante la crisis y ante el gobierno es lo que hace que se repita el patrón de injusticia.

Para que exista un opresor inconsciente tiene que haber un oprimido inconsciente que se deja.

Es claro que luchando nunca vamos a llegar a tener el México que queremos.

La única manera de enfrentar los problemas de México y resolverlos es a través de las verdades espirituales de todos los tiempos.

Las respuestas se encuentran en la enseñanza de la no-resistencia de Buda.

En mi opinión Gandhi logro grandes avances utilizando la no-resistencia pero omitió un paso crucial: la aceptación.

Simple y sencillamente el pueblo mexicano, no ha logrado perdonar la conquista por lo tanto nunca aceptamos el trauma atroz que se cometió en contra de los pueblos indígenas. Este trauma se ha pasado de generación en generación a través de la memoria celular con historias de clasismo, desigualdad, traición, abusos de poder y saqueos de nuestras riquezas naturales.

Cuando no perdonamos no aceptamos la realidad que está enfrente de nosotros.

La clave del perdón radica en los nuevos estudios neurobiológicos del cerebro donde están todas las respuestas de cómo superar nuestros problemas.

A nadie le gusta sufrir una injusticia, cuando nos sentimos atacados se genera un trauma o un instinto de supervivencia, generando así un miedo o un aviso de que este evento se puede repetir en cualquier momento. Al ver constantes injusticias, falta de oportunidades e inseguridad la mente entra en modo defensivo generando estrés.

El estrés es la resistencia al cambio.

El pueblo mexicano está en un estado de estrés, debido a la incertidumbre de lo que pueda pasar en un futuro por lo tanto se encuentra en modo reactivo.

Para lograr los grandes cambios que necesitamos, debemos de estar en modo creacional (enfocándonos en las soluciones y colaborar) en vez de estar en modo reactivo (reaccionando al problema y pelear).

Cuando nos encontramos reactivos o en estrés la única manera que tiene la mente de operar es atacar, huir o congelarse.

Cómo reaccionamos en los diferentes modos:

Atacar- saqueamos, peleamos, nos manifestamos o abusamos cuando estamos en poder y nos aprovechamos. Nos defendemos violentamente. (El que no tranza no avanza).

Huir- evadimos el problema, pensamos que no nos concierne y buscamos únicamente nuestro bienestar. (No es mi problema, hacerse de la vista gorda).

Congelarse- Nos deprimimos, dejamos de actuar y permitimos que la injusticia continué. (Para que intento buscar justicia si no me dejan, Para que lo intento si nada me funciona).

Yo sugiero una tercera alternativa entrar en modo creacional y dejar el modo reactivo.

En las últimas dos normalmente nos auto compadecemos, criticamos, nos quejamos y le atribuimos la culpa a los gobernantes o a la crisis, de nuestros problemas. El nazismo existió no solo por los que lo apoyaron, sino también por los que lo permitieron.

El problema de hacer esto es que rendimos nuestro poder y colocamos nuestro gran poder divino afuera de nosotros.

Para poder lograr un cambio primero hay que aceptar la realidad y perdonar para luego poder cambiar y colaborar.

En este primer artículo, cubrí el primer paso hacia el cambio que es volvernos conscientes. Si eres mexicano, eres parte responsable de todo lo que sucede en México “hay que concientizarnos”

En los siguientes artículos explicare a detalle la aceptación, para entrar en un estado de no resistencia y permitir que la energía divina fluya a través de nosotros en amor.

No menosprecies el poder que una persona puede tener al estar en presencia, nosotros somos la mayoría si todos corregimos nuestro mundo interno, podemos afectar al colectivo subconsciente logrando el cambio a través de la paz interior, la no resistencia y la colaboración.

Como pueblo todos necesitamos entrar en modo creacional en nuestra vida personal y afectaremos eventualmente a la mayoría.

¡Manos a la obra! Cambiemos a México siendo la persona que nos gustaría ver en los demás.

Salte de la crisis y enseña a los demás a hacerlo.

Luz y Amor

Edgar Springall