¡Comparte en tus redes!

Lo que tu ropa habla de ti, mientras tú hablas en público

Pamela JeanCada vez que te paras frente a un público, ya sea en una reunión de negocios, una presentación de ventas, impartir una clase, grabar un spot, hacer un FB Live o dar una conferencia, ¡tu ropa habla de ti! Y lo que tu ropa diga, ayudará a tu público a decidir si lo que dices es congruente con lo que proyectas. Si esa congruencia existe, estarás empezando con el pie derecho pues contarás con una audiencia predispuesta a creer lo que tengas que decir; pero si no existe consistencia entre los estímulos que ven y escuchan, ¡olvídalo!, por más que sigan presentes, mentalmente estarán desconectados o, peor aún, te estarán poniendo atención pero con la finalidad de encontrar el error para refutar tus ideas.

Recuerda: La gente oye lo que ve

Esto quiere decir que será a través de sus ojos que elegirán a qué poner atención, qué sí y qué no escuchar, qué sí y qué no creer sobre tu mensaje.

Por esa razón, aquí te comparto algunas recomendaciones que generalmente me aseguro de que mis clientes tengan muy presentes cuando les doy coaching de oratoria y medios.

  • Sé predecible. En imagen y comunicación nada está bien o mal por sí solo, no se puede generalizar, en realidad cada herramienta o accesorio funcionará o no, dependiendo de lo congruente con el contexto de acuerdo a lo que se quiere transmitir; es decir, usar un traje oscuro puede ser un gran acierto en un evento en el que se busca transmitir autoridad, formalidad y profesionalismo, pero un gran error si lo que se busca es transmitir jovialidad, cercanía o creatividad. Por ello, contesta esta pregunta en tu mente antes de vestirte:

¿Qué mensaje necesito transmitir a través de mi ropa para brindar soporte y fuerza a lo que voy a comunicar a través de mis palabras?

¿Cómo debería de verse la persona que transmita este mensaje para hacerlo creíble desde el inicio?

  • Vístete para ellos. Uff, ya sé, aquí es donde muchos que no han abandonado la adolescencia, empiezan con frases como: “no voy a traicionarme a mí mismo adoptando un estilo que no me pertenece”, “yo prefiero ser auténtico y vestirme como yo quiero”, “éste soy y si no les gusta, ni modo”. Y entonces yo les contesto algo como: “¿trabajas para tu ropa o tu ropa trabaja para ti?, porque si estás consciente que tu imagen es un medio para lograr los objetivos de tu alma, entonces te darás cuenta que debes gestionar tus herramientas al servicio de tus metas”. Y cuando digo ¡vístete para ellos!, me refiero a ser lo suficientemente estratégico e inteligente para encontrar el punto medio entre algo que te haga sentir cómodo, algo que te ayude a transmitir una imagen congruente con tu mensaje y algo que les ayude a ellos (según sus propias características, creencias, estereotipos, etc) a sentirse cómodos contigo porque cubres sus expectativas más básicas. Por ejemplo, si eres un nutriólogo y estás gordito, no estás ayudando a que te crean capaz de solucionar sus problemas de salud, ¿correcto? Lo mismo pasa con la ropa. Si tu público está conformado por personas de la tercera edad, que tenderían a ser muy tradicionales, y vas a hablarles sobre planes de retiro, ¡ponte algo clásico, sencillo, en colores neutros y seguramente no tendrás problema! Si vas a hablar frente a un público universitario en donde la mayoría llegan de jeans, hasta pants y tu tema es sobre “cómo ser un empresario exitoso”, no te recomiendo llegar de pants, pero tampoco de traje; mejor crea un equilibrio usando unos jeans y un blazer azul marino. ¿Me explico?

Entonces, pregunta clave:

¿Qué puedo usar para establecerme como similar con mi público a través de mi ropa? ¡Sin disfrazarte, sin perder tu esencia, sin olvidar el objetivo!

  • Toma en cuenta los colores. Estemos conscientes de ello o no, los colores comunican muchísimo. Échale un ojo e imprime esta tablita de psicología del color al elegir qué colores usar en tu ropa para esa presentación, ¡y combínalos para lograr el efecto ideal!:
  • Blanco: pureza, honestidad, inocencia, optimismo, frescura, limpieza, simplicidad. Ojo: asegúrate de traerlo bien limpio o comunicarás lo contrario.
  • Rojo: vitalidad, fortaleza, pasión, determinación, valor. Cuidado: en exceso puede comunicar impulsividad y agresividad en los hombres, y demasiada sensualidad en las mujeres. Úsalo en detalles.
  • Naranja: calidez, entusiasmo, creatividad, éxito, ánimo. Recomendación: no abuses del naranja si tu presentación es muy larga, será muy cansado verte.
  • Amarillo: energía, felicidad, optimismo, seguridad, diversión, espontaneidad, alegría. Toma en cuenta esto: el amarillo refleja la luz, así que si tu presentación es al exterior en un día soleado, evítalo o los deslumbrarás y no por tu inteligencia.
  • Verde: equilibrio, esperanza, crecimiento, estabilidad, salud.
  • Azul: El azul marino transmite profesionalismo, autoridad, fuerza, profundidad y credibilidad. El azul rey o en tonos más vivos, transmite jovialidad en equilibrio. El azul claro transmite sabiduría, tranquilidad, confianza, amabilidad. Cuidado: vestir siempre de azul puede proyectarte como alguien depresivo, rígido o tradicionalista.
  • Púrpura/Morado: Seriedad, misticismo, persuasión, flexibilidad al cambio, elegancia, sensualidad romántica. Ojo: si vas a tratar temas financieros o donde requieras proyectar seriedad, evita estos tonos pues están asociados al mundo de las ideas, la ensoñación y las ilusiones.
  • Rosa: dulzura, delicadeza, amabilidad, gratitud, amistad, cercanía. Si eres hombre y te da miedo verte afeminado o si como mujer quieres usar el rosa en un ambiente laboral, combínalo con colores oscuros para crear un equilibrio.
  • Gris: tenacidad, neutralidad, equilibrio. Recomendación: vestirte todo de gris te podría hacer transmitir falta de carácter, conformismo o indiferencia; mejor combínalo con colores más vivos y no abuses de él. Muy bueno para moderar discusiones en donde debes mostrarte ecuánime y neutro.
  • Negro: sobriedad, poder, formalidad, autoridad, misterio. Muy importante: si el negro no se porta con seguridad y garbo, transmitirá inseguridad y timidez.

Tu ropa habla

Notas:

-El blanco incrementa la potencia de cualquier color, al combinarse con éste.

-El negro debilita o disminuye la potencia de cualquier color, al combinarse o mezclarse con éste.

Si eres rellenito y quieres esconder esas curvas peligrosas, sigue estos tips: http://ideasqueayudan.com/verte-mas-delgado-aprende-a-combinar-tu-ropa/

Si eres demasiado delgado, lee este artículo y descubre cómo dar más volumen a tu cuerpo seas hombre o mujer: http://ideasqueayudan.com/verte-mas-varonil-o-femenina-al-vestirte/

Hay muchas más recomendaciones que puedo darte y me encantaría resolver tus dudas, para ello, conéctate conmigo en mi consultorio por FB Live como cada lunes a las 8pm (GMT), en la página de Facebook de Ideas Que Ayudan. ¡Ahí nos vemos para seguir platicando sobre el tema!

¿Ya me sigues en mis redes sociales? Conéctate conmigo por FB y Twitter de volada, búscame como @PamelaJeanMx o en mi página de internet: www.pamelajean.mx

Pamela Jean Zetina