¡Comparte en tus redes!

Logra que tus hijos hablen varios idiomas

idiomasVivimos en un mundo tan globalizado que hablar tu lengua natal ya no es suficiente para tener un futuro profesional exitoso. La realidad es que ni siquiera basta con dominar el inglés a la perfección, es necesario conocer un tercer y hasta un cuarto idioma.

Por supuesto, llevar a tus hijos a clases de inglés, francés, alemán y demás idiomas es útil para que conozca los aspectos básicos y técnicos de cada lengua, como las reglas gramaticales y formas de conjugación; sin embargo, para que un niño, y cualquier persona en general, se familiarice con una lengua tiene que sumergirse por completo en ella.

Para ello es necesario que tu pareja y tú dominen los idiomas que deseas que aprendan. De nada servirá que los niños estén repitiendo como periquitos las palabras y reglas que les enseñan en la escuela, si no saben usarlas para comunicarse.

Si en verdad quieres que se familiaricen con esos idiomas, debes ayudarlos a estar más expuestos a ellos. Por ejemplo, para que tus pequeños vivan y respiren inglés puedes aplicar estas estrategias:

  • Televisión. Aunque nuestro país destaca por la calidad de su doblaje, tus hijos deben ver sus programas de televisión favoritos en su idioma original. Afortunadamente, la televisión digital ahora permite hacer el cambio.
  • Películas. Sabemos que últimamente es difícil ver una película en su idioma original. Por alguna extraña razón, las distribuidoras han vuelto a doblar todas y cada una de las cintas disponibles en cartelera; sin embargo, hacer que tus hijos vean los filmes en inglés (o cualquiera que sea la lengua original) les ayudará a ampliar su vocabulario y mejorar su pronunciación.
  • Lectura. A la par de que les inculcas el hábito de la lectura, motívalos a leer libros bilingües adaptados a su edad. Incluso, pueden recurrir a los audiolibros.
  • Horarios. Se ha comprobado que los niños aprenden más rápido un idioma cuando ya dominan otro. Incluso pueden aprender dos a la vez, siempre y cuando se haga con un horario determinado. Por ejemplo, un día se habla español y el siguiente inglés.
  • Temáticas. La familia establece qué idioma se usará para hablar de algo en concreto. Por ejemplo, si mantienen una conversación sobre series de televisión, lo harán siempre en inglés, o cuando hablan de la escuela será siempre en español.

No olvides que gracias a la tecnología también contamos con aplicaciones para dispositivos móviles que facilitarán que tus hijos aprendan varios idiomas.