¡Comparte en tus redes!

Los beneficios de discutir con tu pareja

discutirEstamos acostumbrados a pensar que una pareja feliz no discute, siempre está de acuerdo y viven en un estado permanente de armonía. Lo cierto es que las cosas nunca son color de rosa.

Debes tomar en cuenta que la convivencia con otras personas siempre produce fricciones, y la tensión aumenta cuando estás en una relación amorosa. Así que es completamente normal que tengan desacuerdos y a veces quieras arrancarle la cabeza a tu pareja.

De hecho, discutir con tu pareja tiene sus beneficios:

  • Comunicación. Tomando en cuenta que al discutir ambos intentan exponer su punto de vista y ser escuchados por el otro, esta dinámica les permite mejorar la comunicación. Siempre estarán buscando la mejor manera de hacerse entender.
  • Relación más sana. Tal vez te parezca absurdo, pero discutir les permitirá tener una relación más sana. Esto es porque expresan su manera de pensar y sentir con completa sinceridad. No hay información reservada que cause rencores o explote como una bomba de tiempo.
  • Acuerdo. En una relación sana es necesario llegar a acuerdos, coincidir en un punto medio en el que los dos puedan ser felices. La única manera de llegar a ese punto es discutiendo, expresando sus ideas y sentimientos.
  • Alargan la vida. De acuerdo con un estudio realizado por la Universidad de Michigan, discutir con la pareja alarga la vida del ser humano. Parece broma, pero los resultados obtenidos revelan que el índice de mortalidad de las personas que no discuten es dos veces mayor que el de las personas que tienen continuos enfrenamientos con sus parejas. De hecho, durante los 17 años que duró la investigación, los científicos observaron cómo murieron 13 personas que optaron por no discutir nunca.
  • Reconciliación. La mejor parte de las discusiones es la reconciliación. Simplemente dejas todo de lado y das vuelta la página deseando que el otro sepa que lo amas más que nunca. ¿No dicen que el sexo de reconciliación es el mejor?

Toma en cuenta que hay una delgada línea entre discutir y pelear. Mientras que en la primera se exponen argumentos en busca de llegar a un acuerdo, en las peleas suele ser más emocional y se hiere al otro. Es importante que se respeten hasta en los momentos más difíciles.