¡Comparte en tus redes!

Los enigmas de la Atlántida

GEORGETTE_riveraEste mágico lugar que para muchos es considerado una leyenda y para otros un hecho real, si de algo tenemos certeza, es que desde tiempos de Platón se ha escuchado hablar de su existencia. El poeta de la Ilíada y la Odisea, Homero, y algunos historiadores de la época clásica griega dejaron constancia en algunas de sus obras sobre este milenario sitio.

Atl en Náhuatl significa agua. Se habla de que su localización fue en el Océano Atlántico, donde se han hecho aseveraciones de que ahí existió un continente que al hundirse se extinguió. Hasta el día de hoy existen hipótesis sobre su ubicación pero aún son inciertas. Lo que sí se sabe es de las grandes proezas que ahí sucedían, el elevado nivel de cultura, la grandeza en el desarrollo de una conciencia espiritual, los adelantos médicos que practicaban en pacientes dolientes y su poder telepático de comunicación.

Se dice que el gran misterio de la desaparición de los Atlantes fue por un cataclismo que semejante a un diluvio inmisericorde los azotó y de esa manera fueron tragados por las aguas tempestuosas; hay quienes aseguran que los mayas fueron algunos de los pueblos que llegaron a poblar Mesoamérica después de la gran tragedia. Cabe mencionar que para algunos historiadores es tema de discusión, ya que también culturas como la Mixteca, Tolteca, Olmeca, Zapoteca, Totonaca, Teotihuacana y algunas otras, se les atribuye ser originarios de este continente perdido. Donde hay un desacuerdo es en las distintas lenguas que hablaban; sin embargo, las semejanzas que los acercan son la política y la religión. Así como el hombre luchó por preservar la especie en las distintas edades de la tierra y cruzó el estrecho de Bering, así pudo suceder en este caso, los distintos pueblos se aliaron para llegar a tierra firme y ver resguardada su vida en las enormes planicies de Mesoamérica. Estos hombres llegaron a desarrollar de manera sorprendente su evolución en disciplinas como la aritmética, astronomía, artes y objetos de orfebrería de los que hoy día tenemos importantes vestigios.

Para remontarnos un poco a lo sorprendente de esa raza Atlante, se dice que en la Atlántida existió una manera de comunicarse muy elevada entre sus pobladores, ellos usaban la telepatía por medio de ondas sonoras, eso les permitía llevar una relación empática y respetuosa con los animales, en especial con los delfines que también se comunican de esta manera. Sus códigos de honestidad eran muy altos, no había corrupción y eso daba como resultado una sociedad en perfecto estado de equilibrio, donde las mujeres tuvieron un papel preponderante. Ellas se hacían llamar amazonas y tenían una capacidad asombrosa para el tiro al blanco y montar corceles a pelo a la perfección, su manera de vivir consistía en combatir toda vibración negativa y siempre estaban a los servicios de la comunidad; aunque claro está, practicaban rituales sagrados para la purificación de ellas mismas y también cuando recibían la llegada de las diferentes estaciones del año. Guiaban a los gobernantes a tomar las decisiones más sabias para el beneficio de sus habitantes y conservar siempre el bien común.

Todo se mantuvo en armonía por un tiempo mientras esto sucedió, no obstante que cuando hubo corrupción en los corazones fueron implacables con ellos al borrarlos de la faz de la tierra.

Georgette Rivera