¡Comparte en tus redes!

Los nuevos compañeros de mi hijo no me gustan

companeros_escuelaPor lo general, cuando se trata de nuestros hijos, tenemos la imperiosa necesidad de controlar todo. Esto va desde lo que comen y visten, hasta los objetos con los que juegan y la gente con la que conviven; sin embargo, todo cambia en cuanto entran a la escuela.

A menos que pretendas acompañarlo a clases o instalar una cámara de video en su salón, será imposible que lo vigiles y decidas con quién se relaciona, así que será mejor que replantees tu estrategia.

De entrada, debes aceptar que tu hijo está creciendo y conforme pase el tiempo necesitará mayor independencia, así que tendrás que aprender a confiar en él y en que has hecho un buen trabajo al educarlo.

En segundo lugar, es prácticamente imposible que todos los compañeros de escuela de tu hijo te caigan bien. Siempre habrá alguien que te resulte conflictivo, problemático o indeseable. La idea de que interactúe con tu pequeño te molesta o aterroriza tanto que tal parecería que lo va contagiar de lepra, sarna o algo parecido.

En estos casos es importante que:

  • Ojos abiertos. Debes estar atenta al comportamiento de tu hijo, sólo así podrás notar si hay algún cambio. Recuerda que no sólo existe la posibilidad de que sus compañeros “lo mal influencien”, sino que puede ser víctima de bullying.
  • Comunicación. Este elemento es indispensable en cualquier relación, lo cual incluye la de padres e hijos. Hablar con él de cómo le fue en la escuela, de sus aficiones y preocupaciones no sólo te permitirá conocerlo mejor, sino que reforzarás su confianza y te será más sencillo evitar que se meta en problemas.
  • Autoridades. Si eres de esas mamás que bota al niño en la escuela, lo recoge y no tiene ninguna interacción con su maestro y las autoridades de la institución, ya va siendo hora de que cambies de actitud. Al estar toda la mañana con él, es más fácil que el docente identifique si tu pequeño tiene algún problema. ¡Conviértelo en tu aliado!
  • Cambio. Si de plano no crees que a tu hijo le haga bien convivir con sus compañeros, puedes solicitar al director que lo cambie de grupo. Sólo recuerda que, a lo largo de su vida, tendrá que tratar con todo tipo de personas. Mientras más pronto aprenda a sobrellevar este tipo de situaciones, mejores posibilidades tendrá de triunfar.

Por último, te sugerimos que te cuestiones a qué se debe que los nuevos compañeros de tu hijo te caigan mal. ¿Notaste en ellos algún comportamiento agresivo o riesgoso? ¿Has considerado la posibilidad de que tus prejuicios o amor de madre estén nublando tu razón?

 

¿No sabes cómo librar a tu hijo de las malas influencias? Aquí te dejamos unos tips.

Haz click aquí y checa las señales que te dirán si tu hijo es maltratado por sus compañeros.