Los orígenes del día de la Candelaria

¡Comparte en tus redes!

El 2 de febrero es un día conocido por la comunidad católica como la fiesta de "nuestra señora de la Candelaria", para ellos tiene un significado especial y ocurre 40 días después de la navidad y marca el final de este periodo.

La tradición católica dice que cuando María y José llegaron al templo de Jerusalén, un anciano reconoció en ese niño a la luz del mundo o a la luz de las naciones. Para recordar las palabras de este anciano se llevan velas, (candelas) a bendecir.

Con el paso del tiempo la gente comenzó a llevar muchas velas (muchas candelas), por eso se le empezó a decir la fiesta de la Candelaria. Este día es festejado en varios países, como España, Cuba Salvador, Perú y México. Los devotos llevan el niño (un muñeco) vestido a la iglesia para bendecir y después se comen unos tamales para celebrar.

Los tamales

La palabra Tamal viene del náhuatl tamalli, que significa envuelto, y se prepara metiendo la masa dentro de hojas de plátano u hojas de maíz, el contenido se cocina y los rellenos son muy variados. La Candelaria también es conocida como el día de los tamales, quienes presentan el niño en el templo ofrecen una "tamaliza" a los familiares y amigos.

Los tamales también son ofrecidos por la persona que se encontró el muñeco el pasado 6 de enero en la partición de la rosca.

El niño y el vestido

Los católicos acostumbran vestir un muñeco a quien llaman "El Niño Dios", la forma en que lo llevan vestido es muy importante para los devotos. Todo inicia desde el nacimiento que colocan durante el inicio de las fiestas decembrinas, en el nacimiento hay un niño.

Ese niño se lleva a bendecir el día de la candelaria con distintos atuendos, varía dependiendo de cada persona. Esta tradición es aprovechada por muchos para ganar un poco de dinero, pues hay quienes van a comprar pedazos de tela y crean elegantes vestidos para vestir al "niño", una excelente forma de autoempleo.

El sentido de la candelaria

Para los católicos, este día es un momento de reflexión y una oportunidad para ser luz para el prójimo, ser luz para los demás a través de buenas acciones y un buen comportamiento.