¡Comparte en tus redes!

Qué es y cómo manejar un esguince de tobillo

Lizeth GerardEs muy común que vamos por la calle caminando y de repente damos un mal paso y se nos “dobla” el pie, o también nos puede pasar, cuando traemos un tacón muy alto o nos dan una patada jugando futbol.

Esto nos provoca un fuerte dolor que nos impide seguir caminando y en cuestión de minutos ya se nos hizo tremendo pie de tamal.

Esta lesión es mejor conocida como un esguince de tobillo, que no es más, que un desgarro en los ligamentos del tobillo y hay tres grados según la cantidad de estructuras desgarradas.

En cuanto se nos “dobla” el tobillo generalmente, ya no podemos apoyar el pie por el dolor, se inflama rápidamente y el dolor al tocar la zona es intenso y aparece al cabo de unas horas un gran moretón. En este momento lo que tienes que hacer es: colocar hielo 20 mins cada 3 o 4 horas si es posible, por tres días, aplicar un vendaje compresivo, tomar analgésicos antiinflamatorios que tu medico te recete, mantener el pie elevado al estar sentado o acostado. No te recomiendo que tomes radiografías en este periodo ya que la inflamación y la hemorragia no permitirán ver alguna otra lesión y habría que repetir el estudio después, lo que solo te generara más gasto. Al tercer día puedes comenzar a apoyar de forma suave para ayudar a drenar la hemorragia y disminuir el riesgo de fibrosis, pero este apoyo debe ser suave y a tolerancia, no debe doler. Posteriormente comenzar los ejercicios de rehabilitación que te indique tu médico. Ya desaparecida la inflamación puede ser indicativo que ahora si te tomes una placa, pero esto dependerá del cuadro clínico y el grado de lesión que presentes.

En la fase aguda los tres grados de desgarro se manejan de la misma manera por lo que no es necesario diferenciarlo en el primer momento.

En general es una lesión con buen pronóstico, pero es importante llevar un tratamiento adecuado, sobretodo en la fase aguda para que no deje secuelas. Puedes tener una recuperación de 2 a 6 semanas según la gravedad de la lesión y el buen o mal manejo que le des desde el principio.

Recuerda que estas son solo recomendaciones generales, pero siempre te sugerimos acudir a tu médico especialista para una exploración física más detallada y tratamiento personalizado.

Como siempre es un placer compartir contigo, hasta pronto.

Lizeth Gerard