¡Comparte en tus redes!

Estrés, cómo manejar el miedo al futuro

María Eugenia IbarzábalMe llego a mi Facebook una frase de Anodea Judit´s Chakra Yoga que dice:

“El contenido de las vibraciones del sonido importan porque tienen un profundo efecto en el espíritu”

Estaba reflexionando el significado de la frase y me di cuenta de lo cierta que es, porque todo lo que decimos son vibraciones del sonido, entonces todas las palabras tienen impacto en los otros.

Actualmente, con la llegada del nuevo presidente de los Estados Unidos, con las acciones que ha tomado o dice va a tomar en breve en contra de México; ¡Que sí el muro!, ¡que sí los migrantes!, ¡que sí los impuestos a las remesas de los migrantes!, ¡que sí el Tratado de Libre Comercio!

Todas estas ideas dichas y repetidas desde la campaña, ahora ya como presidente; han motivado por un lado que los mexicanos empezamos a unirnos. Comenzamos a buscar y comprar productos mexicanos, cuidando más nuestros recursos; pero también hay mucha gente que está temerosa del presente y del futuro, está paralizada sin hacer absolutamente nada, siguiendo su vida como siempre, con mucho estrés de lo que esta pasando, de lo que viene en el futuro, sin saber que es lo que exactamente va a suceder, pero imaginándose lo peor. Teniendo ideas catastróficas, no sólo de México, sino del mundo. Viven pegados a los noticieros, en la mañana, tarde y noche, repitiendo todo el día que si se dijo esto, que si se dijo el otro, que si va a pasar esto o lo otro. En fin, el estrés va ganando terreno día a día, porque la información así llega, día a día, están paralizados de miedo y no hacen nada, pero sí se va haciendo como una bola de nieve, ejemplo:

Alguien dice, ¡deportaron 210 mexicanos de Estados Unidos!, el que esta en frente se preocupa y lo comenta nuevamente ¡deportaron 510 mexicanos de Estados Unidos!, y así sucesivamente hasta que resulta que ya son miles, la información se distorsiona, se aumenta; las personas se van llenando de estrés, de miedo, se preguntan ¿qué va a pasar?, ¿vienen a robarnos?, ¿aquí no hay trabajo? En fin, cualquier idea que surja de pesimismo y de estrés, cada vez se hace más presente sin saber realmente que va a pasar, la bola de nieve crece y crece hasta que se hace enorme, nos nubla la vista ya no podemos ver el horizonte, solo podemos ver la nieve, que cada vez en más grande y nos atemoriza porque nos puede aplastar.

En notas anteriores hemos platicado sobre la atención plena, el mindfulness, como debemos de trabajar día a día a estar en atención, dar lo mejor de nosotros cada minuto, cada hora, cada día; no esperar que nuestros problemas se compliquen o aumenten para decir, ¡Se los dije que esto terrible iba a pasar, y ya no podemos hacer nada! NO, como trabajar el hoy, como estar atentos, el pasado ya se fue, el futuro no ha llegado, lo que tenemos es el presente, es lo que estamos viviendo aquí y ahora, es lo único que sí tenemos con certeza, y estando en atención plena hoy, mañana, y pasado mañana, todos los días que van pasando vamos viviendo el presente y trabajando en lo que nos toca ese día, llenando nuestra vida de armonía, paz y amor.

Nosotros no podemos cambiar la situación internacional, no podemos cambiar la política nacional, no podemos cambiar lo que le pasa a nuestro jefe, a nuestro vecino, a nuestra prima. Sólo podemos cambiar la forma de mirarnos a nosotros mismos y a las personas que nos rodean; si estamos al tanto de lo negativo en la vida, situaciones violentas, sangrientas, del presidente de Estados Unidos y las repetimos con toda la gente que encontramos a nuestro paso con pesimismo, con pensamientos catastróficos, con estrés, con miedo, debemos darnos cuenta que estamos siendo cómplices de ir aumentando la bola de nieve que tenemos en frente y cada vez va a ir creciendo más y más, hasta sentir nos aplasta y a nuestros seres queridos.

No significa negar o fingir que no esta pasando nada, por supuesto que no, es reconocer si estan pasando que nunca antes habíamos vivido, pero en nuestro ámbito de vida no podemos cambiar el curso de los acontecimientos, pero si podemos ayudarnos y apoyar a nuestrs seres queridos en no dejarnos que el estrés nos invada, que el miedo no nos permita movernos y el psimismo nos lleve a la depresión, tenemos que usar nuestra mejores herramientas emocionales para estar fuertes y enfrentar la realidad con claridad y optimismo.

Hay que practicar las técnicas de control de estrés que hemos revisado en las diferentes columnas para estar atentos a nuestras emociones, y en cuanto detectemos empezamos a estar estresados por esta información, ¡por supuesto! Apagar la televisión, el radio, cerrar el periódico, dejar de ver noticias y empezar a concentrarnos en nosotros mismos hacia cada uno de nosotros quitando todos estos pensamientos negativos y aplicando la atención plena, los ejercicios de respiración para estar más tranquilos y darnos cuenta que solo podemos ayudar en nuestro pequeño mundo, pareja, hijos, padres, hermanos, amigos, compañeros de trabajo, a no aumentar el estrés con la idea de un futuro catastrófico sino estar con nosotros mismos con pensamientos optimistas en síntonia de apoyo, armonía y amor.

La próxima columna platicaremos sobre el optimismo y pesimismo para apoyar las ideas de esta columna.

¡Hasta la próxima!

Maru Ibarzábal

María Eugenia Ibarzábal