¡Comparte en tus redes!

MEDIO SIGLO SIN FREDDIE MERCURY

f

…y lo que falta. : (

Hacer historia es tarea de todos y de ello, Freddie dejó gran ejemplo a través de su música a su paso por el mundo, siendo uno de los intérpretes y compositores más talentosos, amados e inolvidables de todos los tiempos.

EL SALÓN DE LA FAMA CON UN POCO DE CINITO

Fue en marzo de 2001 cuando Mercury ingresara al Salón de la Fama del Rock en Cleveland, Ohio, justo 10 años después de su muerte, ceremonia en la que toda la bandota de Queen y la mamá de Freddie estuvieran presentes. ¿Recuerdan el soundtrack de “Corazón de Caballero”, protagonizada por el también acaecido Heath Ledger?, pues ese mismo año Brian May -guitarrista- y Roger Taylor -baterista- de Queen participaron junto a Robbie Williams en la entonces nueva edición de “We are the Champions”.

EL WEMBLEY ICÓNICO DEL ROCK

Hasta tus hijos ubicarán esa chamarra amarilla tan característica del frontman de Queen aquel 12 de julio de 1986 en el Estadio de Wembley, con la que marcó un momento histórico dentro de la cultura popular en un show de 3 horas y una improvisación de poco menos de dos minutos en flotante elegancia Mercuriana.

EL CHICO MALO

Paralelo a su rumba con Queen, Mercury armó su proyecto solista a mediados de los años 80, lanzando al mercado dos álbumes “Mr. Bad Guy” y “Barcelona”. El sencillo de éste último fue la canción oficial de los Juegos Olímpicos de Barcelona de 1992, en la que colaboró a lado de la soprano Montserrat Caballé.

https://www.youtube.com/watch?v=IHRd0R-uKHc

DIOS DEL ROCK

Después de realizar una encuesta durante 2009 el tabloide inglés “The Sun”, encumbró a Freddie Mercury como el “Máximo Dios del Rock”, dejando a David Bowie en 4° lugar, Jon Bon Jovi en 3° y a nada más y nada menos que a Elvis Presley en 2° posición.

 

REINO UNIDO, 1991

Ese 24 de noviembre dejaría una gran ausencia en la industria musical tras la muerte de Mercury, además de una gran lección de persistencia y de amor a los escenarios, mostrados en composiciones para su público y una lucha de 6 años contra el VIH, misma enfermedad que acabara con su  vida y de la que fuera portador sin mencionar nada al respecto en un mundo donde la libertad sexual en los medios aún no era tan abierta ni permitida.