¡Comparte en tus redes!

Menofilia: amor a primer olfato

te

Los aromas, esencias que nos hacen sentirnos atraídos o repulsivos en relación a los entornos que nos rodean, cual brújula sexual, nos guían especialmente en lo que concierne a nuestros sentidos más bajos y todo aquello que se relaciona con el placer. Descubre qué es la menofília.

Resulta que existen formas en las que podemos enloquecer a través del olfato y, ejemplo de ello, no sólo radica en los aromas que despide una buena comida o la deliciosa esencia de un perfume, sino algo más profundo, más corporal, más instintivo y animal, como lo son los olores de los líquidos sexuales humanos.

Cual animales, el razonamiento lógico en materia sexual se anula cuando el instinto manda, mismo que se va moldeando conforme al ambiente que lo rodea, entre abrazos, placer, caricias, dejando en el aire el olor de las hormonas sexuales presentes en el sudor.

El deseo sexual es predador de diferentes banquetes, de los que feromonas y testosterona forman el aderezo y deleite de muchos. Existe quienes se excitan por todo aquello que tienen que ver con la menstruación femenina y que cual vampiros, beben de sus frutos durante los días en que el banquete se ofrece en sus camas.

Mejor conocida como menofilia, este tipo de detonador sexual se caracteriza por un casi culposo placer y atracción por las mujeres que se encuentran menstruando y, que a especie de gancho ambiental, inclina a hombres e inclusive mujeres hacia esa emanación de hormonas que de manera invisible viven en el aire, creando inclusive  cambios en las células cerebrales de quienes son sometidos a este tipo de experiencias, información que se ha confirmado gracias a investigaciones recientes de la Universidad de Utah, en Salt Lake City, Estados Unidos.

Y tú ¿eres un menofílico?