Mexicanos creen haber encontrado la cura del SIDA en este árbol

¡Comparte en tus redes!

Aunque el primer caso de SIDA se detectó en 1959, en África, esta enfermedad se volvió un verdadero problema de salud pública hasta la década de los ‘90. Durante esta época se registraban cerca de 3.5 millones de nuevos casos al año, según datos de ONUSIDA.

Afortunadamente, en los últimos años ha habido importantes avances para detener la epidemia de SIDA. Cifras oficiales señalan que 2012 registró el número más bajo de infecciones en tres décadas, toda vez que sólo se detectaron 2.3 millones de contagios.

Por su puesto que aún falta mucho por hacer para vencer por completo a esta enfermedad, pero la cura podría estar más cerca de lo que pensamos.

Un investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) cree que la cura del SIDA podría estar en las hojas del Calophyllum brasiliense, un árbol que crece en las selvas tropicales del sur de México, El Caribe, Centro y Sudamérica.

Ricardo Reyes Chilpa, investigador del Departamento de Productos Naturales del Instituto de Química, ha trabajado por más de diez años con dos compuestos antivirales extraídos de este árbol: los calanólidos e inofilums.

De acuerdo con el científico universitario, estos compuestos han demostrado ser capaces de bloquear la enzima del VIH que se inserta en el genoma de la célula humana y que permite que el virus se replique en el ADN de la persona contagiada.

Actualmente, Reyes Chilpa realiza pruebas toxicogenómicas a los calanólidos e inofilums para determinar su potencial tóxico en seres vivos, así como sus mecanismos de acción molecular.

Vale la pena mencionar que las sustancias con las que se trabaja en la UNAM sólo atacan al VIH-1 variedad del virus que tiene mayor incidencia en Europa y América, y que se caracteriza por mutar rápidamente.

Además, los primeros estudios con estos compuestos se hicieron en 1992 en la extinta Sarawak MediChem Pharmaceuticals Inc., compañía que hasta hace poco tenía las patentes de los calanólidos e inofilums. Sin embargo, estos derechos de propiedad intelectual ya caducaron, por lo que México tiene la oportunidad de desarrollar la cura del SIDA.