¡Comparte en tus redes!

Adriana Sandoval

¿La alimentos afectan mi estado de ánimo?

 

La alimentación tiene tres funciones principales: Biológica, psicológica y social.

Normalmente sólo tomamos en cuenta la primera y olvidamos las otras dos, que casualmente, son las responsables de no comer sanamente. Si nuestro apetito sólo se guiara por lo que nuestro cuerpo necesita sería muy fácil, ¿No creen?

Con esto podemos entender que lo que comemos si tiene la capacidad de alterar nuestro estado de ánimo y esto sucede por diferentes mecanismos. Trataré de explicárselos de manera sencilla y al final les daré una lista de sugerencias para estar del mejor ánimo posible.

 

Mecanismo psicológico y social. ¿Cómo te sientes cuando estás a dieta y no puedes comer lo mismo que los demás? ¿Cuando eres vegetariano y vas a un restaurante de carne? ¿Cuando todos se fueron a comer y tu sigues trabajando? ¿Eres diabético y todos están comiendo postre? Todo esto cambia tu estado de ánimo, te pones de malas, te sientes desesperado, estás distraído, etc. Esto se debe a que no te sientes incluido y eso cambia tu actitud y tu estado de ánimo.

 

Mecanismo biológico. Este tiene que ver con los nutrimentos que aportan los alimentos y como combinarlos para tener niveles estables de energía y sentirnos bien todo el día. Sabemos que si comes sólo carbohidratos, tu nivel de energía va a aumentar muy rápido y después bajar a la misma velocidad, eso hará que estés todo el día en una montaña rusa de emociones y energía, esto no suena nada divertido! Si solo comes proteínas y/o grasa, te dolerá la cabeza y te sentirás cansado todo el día. Así que el secreto es: BALANCE, incluir todos los grupos de alimentos en cada comida para lograr buena energía y sobre todo, que dure muchas horas.

 

Ahora vamos con los consejos prácticos para lograr ese balance y tener buen estado de ánimo todo el día:

1.- Siempre desayuna y bien. Come alguna fruta, de preferencia con cáscara, un carbohidrato como pan integral o 2 tortillas y siempre, algo de proteína: pavo, huevo, queso, frijoles.

2.- Incluye fibra en todas las comidas: Verduras o frutas con cáscara, compra todo integral (pasta, arroz, pan, cereal). Puedes comer alguna barra con mucha fibra de colación o agregar chía al agua.

3.- No comas alimentos ni bebidas dulces, si tienes mucho antojo, acompáñalos con proteína (por ejemplo, si quieres algo de postre, cómelo justo después de la comida, no a media tarde).

4.- Prueba con nuevos condimentos: maca, canela, ajo, jengibre. Estos elevarán tu temperatura corporal y te harán sentir más energético.

5.- Incluye pequeñas cantidades de chocolate amargo en tu alimentación diaria. Si lo comes como postre, evitarás el sueño en la tarde y podrás trabajar mejor.

6.- No te vayas a la cama sin cenar. Come algo antes de dormir, esto evitará que tu cuerpo se ponga en guardia y baje el metabolismo. Cena ligero, puede ser una fruta con yogurt y nueces, rollitos de pavo, ensalada con queso, etc.

7.- No pases más de 4 horas sin comer. Aunque logres un balance adecuado, necesitas combustible para mantenerlo durante el día, aunque comas adecuadamente, el efecto no durará más de 4 horas.

8.- Haz ejercicio por la mañana. Esto ayudará a liberar endorfinas que mejorarán tu estado de ánimo en el día, sólo cuídate de no excederte en el esfuerzo porque eso te agotará y te dará sueño.

 

Prueba alguna de estas sugerencias y verás que te sientes mejor.

Si tienes cualquier duda, visita mis redes y pregunta.

Adriana Sandoval