¡Comparte en tus redes!

Mitos y realidades de la eyaculación precoz

eyaculación chicaMás hombres de los que lo reconocen han sido víctimas de la eyaculación precoz. Contrario a lo que se cree, ésta no es un padecimiento o enfermedad sino una reacción física producto de la ansiedad y la estimulación excesiva.

En ocasiones, la eyaculación precoz puede estar relacionada con factores psicológicos, por lo que nunca está de más pedir la asesoría de un experto que pueda determinar el origen de esta reacción fisiológica.

Entre tanto, debes saber que mucha de la información que se maneja en torno a la eyaculación precoz es falsa. Para que no te dejes engañar, aquí te presentamos algunos de los mitos más recurrente sobre esta condición:

  • Masturbación. La afirmación más recurrente sobre la eyaculación precoz es que ésta es el resultado de haberse masturbado en exceso; lo cual es completamente falso. La única manera en la que la autoestimulación puede estar relacionada con la velocidad con la que se eyacula es si durante la etapa de aprendizaje sexual, el hombre se acostumbró a masturbarse rápidamente para no ser descubierto. Digamos que su cuerpo fue enseñado a responder inmediatamente. Lo cual tampoco indica que el aprendizaje sea irreversible.
  • Infertilidad. No existe ninguna evidencia científica de que la eyaculación precoz y la infertilidad estén relacionadas. De hecho, un hombre que responde inmediatamente a la estimulación sexual es completamente capaz de tener hijos.
  • Alcohol, drogas y antidepresivos. Mucha gente considera que las mejores herramientas para retrasar la eyaculación son los antidepresivos, el alcohol y las drogas, lo cierto es que estas sustancias en realidad inhiben el sistema nervioso central, por lo que el deseo sexual puede verse afectado.
  • Condón. Muchos hombres creen que al usar preservativo pierden sensibilidad, por lo que la eyaculación no será inmediata; sin embargo, en muchos casos, la ansiedad aumenta mientras se colocan el condón, por lo que les es más difícil controlar sus respuestas fisiológicas.
  • Retardantes. En cualquier sex shop puedes encontrar lubricantes o preservativos que prometen demorar la eyaculación; lo cierto es que, aunque el hombre puede percibir cierta mejoría, estos productos contienen sustancias anestésicas que reducen su excitación y placer.
  • Circuncisión. Contrario a lo que se cree, este procedimiento quirúrgico no tiene ningún efecto en el proceso de eyaculación. Puede notarse un aumento de sensibilidad en el glande en los días posteriores a la operación; en embargo, ésta irá desapareciendo.

¿Conoces otro mito sobre la eyaculación precoz?