¡Comparte en tus redes!

Pamela Jean

Mujeres: sigue estos tips de imagen que te harán ver espectacular

Como dice el dicho “de la moda lo que te acomoda”, y una de las premisas de la imagen estratégica, es acentuar nuestro estilo, no cambiarlo. Se trata de mostrar, a través de estímulos visuales, aquellos rasgos de nuestra personalidad que nos ayuden a transmitir confianza, consistencia y credibilidad. El punto de las ideas que estoy por compartirte ahora, es hacer de tu conocimiento ciertas reglas que existen en cuanto a protocolos de vestimenta, para que tomes aquellas que más te permitan proyectar una imagen congruente con tus objetivos. Dicen que como te ven te tratan, y sí, las primeras impresiones son clave en la toma de decisiones; así como lo es la congruencia que generemos entre lo que decimos que somos, lo que demostramos ser y lo que transmitimos. Cada parte es importante. Tanto el fondo como la forma. Recuerda que la comunicación es un ente orgánico, esto quiere decir que está compuesta por partes en las que si una falla, entonces se enferma o muere el mensaje completo. La imagen no lo es todo, pero es parte importante en nuestro engranaje comunicacional. Incluso, parte de la magia de vestirte, arreglarte y emperifollarte, es también poder disfrutarte a ti misma cuando te ves al espejo, ya que la imagen que veas de ti, influirá en tus actitudes, sentimientos, comportamientos y en tu forma de interactuar con el mundo.

Ojo, se vale romper las reglas si tienes la certeza de que eso te ayudará a alcanzar tus objetivos, el punto es que si las rompas sea de forma deliberada y estratégica, y no por ignorancia.

  1. Luce tu cuerpo: No importa si eres flaca, delgada, de figura torneada tipo Bubulubu o más bien rellenita y sabrosona; lo importante es tu porte, la manera en que te sientas con respecto a tu cuerpo, la seguridad que proyectes y, por supuesto, tu actitud. Sin embargo, te sugiero optar por utilizar prendas adecuadas al tipo de tu cuerpo.

    Si eres rellenita utiliza colores oscuros en las partes de tu cuerpo que te gustaría afinar visualmente, por ejemplo: tu cintura, abdomen, cadera, muslos, etc. Elige colores más alegres y brillantes en aquellas partes que quieras resaltar: quizás tu busto, para verte más torneada (si usas un color brillante entonces no uses escote, sería demasiado). Elige ropa de telas delgadas o finas, por encima de lanas gruesas. Evita estampados grandes, opta por estampados finos o pequeños. Evita rayas horizontales, círculos o cuadros, opta por colores lisos o rayas verticales para estilizar tu figura.

    Si eres muy flaquita evita vestirte de colores oscuros pues te harán ver aún más delgada. Elige pantalones de colores neutros como el blanco, beige o gris claro; faldas, vestidos y blusas de colores. Aún si necesitas usar un pantalón oscuro, contrástalo con una blusa alegre y colorida con algún estampado. Los cinturones a la cintura (incluso de resorte) serán tus grandes aliados, opta por colores oscuros en dichos cinturones pues reducirán visualmente el tamaño de tu cintura en comparación con tu cadera y tu busto, ¡te verás más torneada! Si tus piernas son muy delgadas, evita usar pantalones de tubo, leggings o muy ajustados.

  2. ¿Sensual o sexual? Sea cual sea tu constitución física, recuerda que la sutil diferencia entre ser finamente sensual y ser vulgarmente sexual, radica en el equilibrio. Se vale usar escote, ropa entallada, minifalda y labios rojos; ¡pero no todo al mismo tiempo! Jajaja en serio, es más común de lo que te imaginas. Una sensualidad elegante se expresa con pequeños detalles, es decir: si usas escote no entalles tu blusa ni uses falda (¡y que sea un escote sutil por favor!). Si eliges una blusa entallada, opta por un pantalón más holgado. Si te pones unos leggings o pantalones entubados, combínalos con una blusa holgada. Si maquillas tus labios de rojo, entonces sé minimalista en el maquillaje de tus ojos; pero si quieres acentuar tu mirada con un maquillaje más cargado o estilo smokey eyes, entonces elige un color claro o nude en los labios.
  3. Manos: El cuidado de tus manos habla mucho de ti. No necesitas invertir cientos de pesos en manicure y pedicure, pero procura traer tus uñas parejas y limpias, y las manos suaves e hidratadas (exfólialas con una mezcla de azúcar y limón, frótalas suavemente y después aplica una crema hidratante). Si buscas un look más ejecutivo, elegante y de autoridad, evita barnices de uñas con estampados, brillantina y nail art. Por cierto, ¡las uñas postizas larguísimas ya no se usan, pasaron de moda y no proyectan una imagen de autoridad!
  4. Tipo de cuello: Si tu cuello es corto, opta por blusas de cuello en V y collares largos. Esto lo hará verse más alargado y estilizado. Di no a las gargantillas y aretes largos que casi rozan con tu hombro, esos déjaselos a las de cuello largo. Los aretes pequeños y finos te harán lucir más, hay muchas opciones de acuerdo a tu personalidad y estilo.
  5. Los accesorios: entre más finos y discretos, más elegantes. Si ya es- tás expresando elegancia con otros aspectos de tu vestimenta, entonces puedes darte la oportunidad de generar un equilibrio entre elegancia y accesibilidad/jovialidad utilizando algún accesorio más llamativo o juguetón, ¡pero sólo uno! Pero si el fin de semana vas a ir a un bar, una comida, una reunión o al antro, ¡presume esa gargantilla psicodélica y colorida que está de moda, se vale pues el contexto lo amerita!
  6. Bolso y portafolios: Eres una dama, no una mula; evita cargar con bolso de mano, portafolios y maletín con computadora. Consigue mejor una bolsa más grande en donde te quepa todo o un portafolios en donde además puedas guardar tus cosméticos, cartera y celular. Recuerda, menos es más.
  7. Medias: Las medias estampadas NO son elegantes. Usa medias lisas para trabajar y deja tus medias estampadas para tus reuniones sociales. El color de las medias no debe contrastar con el color de tus zapatos. Si dudas, entonces utiliza medias color neutro o nude. En verano y primavera es mejor no usar medias (a menos que el protocolo de la empresa en la que laboras lo solicite); mejor depila bien tus piernas, hidrátalas, puedes utilizar algún autobronceador o simplemente igualar el color y textura de tus piernas con un aerosol de tu tono de piel de Sally Hansen, por ejemplo. Para las mujeres mayores de 60 años que así lo prefieran, las medias de algún color neutral serán bienvenidas en cualquier época del año.
  8. Corte de pelo: El pelo largo expresa jovialidad, pero a nivel cultural no es muy bien visto en mujeres mayores de 50 años. El cabello más corto (al hombro por ejemplo) expresa autoridad y elegancia. Si quieres ser percibida como una mujer con mucha experiencia profesional, esto puede ayudarte.
  9. Tinte: El tono de tu pelo debe de ser parecido a tu tono natural (Dios es sabio y por eso te hizo así), recuerda que todos los colores de tu cuerpo tienen una concordancia y sintonía natural; romper con ella te hará verte “rara”, quizás desaliñada, aniñada, pálida, etc. Si quieres jugar con el color de tu cabello, puedes teñirlo uno o dos tonos arriba o abajo de tu color natural, lo mismo con las luces. Di NO al cabello negro con luces muy marcadas en tono rubio. Si eres morena evita los tonos rojizos.
  10. Cejas: No depiles tus cejas por completo para dibujarlas después, solamente utiliza las pinzas para limpiar y delinear su forma, ¡no las dejes demasiado delgadas! Se vale rellenarlas con algún lápiz o polvo del mismo color, pero por encima de la vellocidad natural de la ceja. Si te tiñes el cabello, tus cejas deberán de ir un tono más oscuro que el color de tu pelo.
  11. Lenguaje verbal: Recuerda que las expresiones que salen de tu boca también forman parte de tu imagen, usa las palabras adecuadas a cada contexto. La capacidad de adaptarte y “camaleonizarte” a cada grupo al que perteneces, te permitirá ser sociable y bien recibida en cada entorno. Recuerda: similar es bueno. No se trata de cambiar tu personalidad en cada círculo, tus valores y creencias prevalecen; se trata de gestionar tus herramientas de comunicación de manera inteligente para proyectarte tal y como te conviene para transmitir lo que quieres. No te autosabotees, conviértete en tu mejor aliada.

 

¡Hasta el próximo viernes!

Pam

Pamela Jean Zetina