¡Comparte en tus redes!

Ni niños ni adolescentes: son Tweens y ¡no sé cómo hablarles!

 

Durante estas vacaciones decembrinas, en la mayoría de los casos, tenemos la gran oportunidad de pasar más tiempo con nuestra familia. Y por supuesto, la convivencia viene siempre acompañada de altas y bajas, pues es natural que puedan surgir conflictos y discusiones, sobre todo cuando nos toca lidiar con los cambios emocionales de nuestros adolescentes y Tweens que están pasando por una etapa complicada.

 

Los Tweens tienen entre 8 y 13 años. No son ni niños, ni son adolescentes. Actualmente, quienes atraviesan esa edad, ya no están tan aniñados, pues por el acceso a la información a través del internet y los medios de comunicaciónn, están más enterados de lo que sucede en el mundo que los niños de generaciones pasadas.

 

De pronto, los adultos nos sorprendemos porque no los podemos tratar como niños ya que son más precoces, pero tampoco pueden ser tratados como adolescentes, pues no cuentan con la evolución emocional necesaria.

Sin embargo, la relación y la imagen que nosotros generemos en los Tweens, repercutirá en cómo nos llevaremos con ellos más adelante durante su adolescencia y edad adulta.

 

Entonces, ¿cómo comunicarnos con los Tweens para fortalecer la relación? Toma en cuenta estas ideas que ayudan y aprovecha esta maravillosa etapa de tus hijos, sobrinos o nietos:

 

1- Están mucho más informados en torno a marcas, ventajas y desventajas de productos, tecnología, etc. Aprovecha toda la información que tienen al respecto, su gran habilidad para investigar y pídeles su opinión o alguna recomendación al comprar algo. ¡Incluso sobre los pros y contras de destinos turísticos que quieran visitar en familia! Esto los hará sentir tomados en cuenta y fortalecerá su seguridad. Además les encantará saber que valoras su opinión y será un excelente pretexto para abrir nuevos canales de comunicación.

 

2- Enfrentan un mundo distinto al de sus padres, por eso, es importante entender su contexto y tratar de adaptarte. No juzgues: Si lo que quieres es fomentar la comunicación, se vale exponer cómo eran las cosas diferentes “en tus tiempos”, pero con sentido del humor. Es decir, ríete con ellos y no de ellos cuando toques el tema sobre sus looks, su moda y esas cosas “raras” que hacen. Enséñales fotos sobre lo que tú usabas a su edad y pasen un buen momento juntos comparando. Saber que sientes interés en sus cosas y que eres capaz de comprender sin emitir un juicio impulsivo (como regularmente lo hacemos), fortalecerá enormemente la relación entre ustedes.

 

3- Siempre decimos que los chavitos de las nuevas generaciones traen “otro chip”, y sí, su dominio en aspectos tecnológicos es impresionante. Sin embargo, muchos papás se sienten amenazados por esta habilidad ya que generalmente les cuesta trabajo comprender cosas que para sus hijos son obvias y manejan de forma casi instintiva. Si tienes dudas en cuanto a la tecnología, no finjas que sabes porque se darán cuenta, y eventualmente, crearás desconfianza en ellos. Mejor pídeles ayuda y así se sentirán más involucrados y seguros de sí mismos. Esto no te hará perder autoridad, al contrario. Si se niegan porque les da flojera ayudarte o explicarte, negocia con ellos un intercambio y convierte la oportunidad en un ganar – ganar. Así evitarás que se desesperen.

 

4- No les hables como niños chiquitos. Antes, los tweens no tenían tanta injerencia y poder de decisión con los padres, pero hoy, al estar más informados, pueden tomar más decisiones; por eso es importante que los escuches cuando hablen de cualquier tema cotidiano, pues así sentirán confianza a la hora de expresarse. Es importante enseñarles que las decisiones que ellos tomen tienen consecuencias, pero también es importante que tengan libertad para tomar sus propias decisiones y saber que cuentan con tu apoyo.

 

5- Si te molesta que pasen mucho tiempo frente a la computadora o con un videjuego cuando tienen un jardín frente a ellos, recuerda que ellos no tienen información sobre lo que podrían estar haciendo en lugar de eso. Si quieres que salgan a hacer otro tipo de actividades, enséñales algunos juegos de tu infancia, ofréceles alternativas. Es probable que ellos no conozcan muchos de los juegos que a ti se te hacen comunes. También puedes aprovechar las vacaciones para descargar el CONTRATO DIGITAL para padres y adolescentes que Yordi Rosado y otros especialistas idearon después de mucha investigación y que encuentras en esta página, sólo da click en el link: http://ideasqueayudan.com/contrato/

 

 

¡Deseo con todo mi corazón que tengas una Navidad mágica! Nos vemos por aquí de nuevo el 1º de enero del 2016 con muchas sorpresas que estoy preparando para ti y que te iré revelando a través de mi columna cada viernes. ¡Abrazo y beso pa´ usté!

Pamela Jean Zetina