¡Comparte en tus redes!

¡No hay duda! La inteligencia se hereda de la madre

hereda_inteligencia¿Estás cansada de escuchar de que tu hijo es la viva imagen de su padre? Sabes perfectamente que sacó sus ojos, el cabello y hasta la nariz y la forma de labios, pero tu aportación genética no es nada despreciable.

De acuerdo con un estudio realizado en la Universidad de Ulm, Alemania, las madres son las que determinan la inteligencia del bebé. Nada mal, ¿no?

Específicamente, los doctores Horst Hameister y Ulrich Zechner llegaron a la conclusión de que los genes de la inteligencia se encuentran en el cromosoma X (femenino), por ello es que las mujeres tienden a obtener mejores resultados en las pruebas de coeficiente intelectual que los hombres.

Para llegar a esta conclusión, los científicos estudiaron genes relacioados con daños cerebrales, y detectaron que muchos de ellos (vinculados con la memoria y terminaciones nerviosas en el cerebro) se hallaban en el cromosoma X.

Dichos genes, explicaron, están “condicionados”, por lo que sólo se activan si proceden de la madre. Si fueran aportados por el padre no se registraría ningún cambio.

Desde luego, este descubrimiento causará controversia, pues a los padres no les gustará saber que su genética no tuvo influencia alguna en el desarrollo cognitivo de sus hijos; sin embargo, ésta no es la primera vez que se habla del dominio de los genes maternos.

En 1984, científicos de la Universidad de Cambridge hicieron algunas investigaciones en ratones y llegaron a la conclusión de que los genes maternos y paternos se concentran en diferentes partes del cerebro.

Los paternos tienen mayor presencia en el lado emocional, asociado a funciones de supervivencia (alimentación, sexo, agresión), mientras que los maternos están relacionados con funciones cognitivas y más complejas.

Vale la pena mencionar que no todo es herencia genética, pues sólo entre 45% y 55% de la inteligencia es heredada. El resto es el resultado de los estímulos externos y el vínculo físico entre madres e hijo.

Al menos eso afirma un grupo de científicos de la Universidad de Washington, quienes comprobaron que los niños que recibían estímulos correctos para satisfacer sus necesidades afectivas e intelectuales, tenían un hipocampo (memoria, aprendizaje y respuesta al estrés) 10% más grande que otros niños de su misma edad.

¿Qué opinas? ¿Crees que tu influencia sea tan importante en el desarrollo intelectual de tu hijo?