¡Comparte en tus redes!

¡No hay pretextos! Ejercítate durante tu embarazo

ejercitate_embarazo¡Olvídate de la vieja idea de que por estar embarazada debes mantenerte quieta y alejarte de cualquier actividad física! A menos que tu médico indique lo contrario, debes mantenerte activa. Créenos que ejercitarte durante esos menos es tan beneficioso para ti como para tu bebé.

De acuerdo con los especialistas, ejercitarte durante el embarazo te ayuda a:

  • Dolor. La actividad física regular aliviará los dolores de espalda y mejorará tu postura, ya que fortalecerás y tonificarás los músculos de esta zona del cuerpo, así como los glúteos y muslos.
  • Estreñimiento. El ejercicio no sólo mantendrá en movimiento tus intestinos, sino que acelerará su actividad para evitar el estreñimiento.
  • Articulaciones. Tal vez no lo sepas, pero los cambios hormonales provocan que se deterioren las articulaciones; sin embargo, al ejercitarte puedes evitarlo ya que se activa el líquido sinovial que actúa como lubricante.
  • Estrés. Ejercitarte diariamente te ayudará a reducir tus niveles de estrés y ansiedad, permitiéndote descansar mejor.
  • Apariencia. El ejercicio aumenta el flujo sanguíneo hacia la piel, otorgándole un aspecto más fresco y saludable.

Peso. Si te ejercitas durante el embarazo, acumularás menos grasa; así que cuando tu bebé nazca podrás recuperar más rápido tu peso y silueta.

Por su fuera poco, la ciencia estudia otros posibles beneficios de ejercitarte durante el embarazo, tales como: disminuir el riesgo de sufrir complicaciones durante el parto, preclamsia y diabetes gestacional.

Dado que debes velar por tu bienestar y el de tu pequeño, te sugerimos que prestes atención que te envíe tu cuerpo. Él te dirá si puedes continuar o interrumpir tu rutina de ejercicios.

Deberás parar si:

  • Te sientes cansada
  • Estás mareada
  • Tienes taquicardia
  • Te falta el aire
  • Sientes dolor en la espalda o la pelvis

Si te has decidido a realizar algún ejercicio durante tu embarazo, te sugerimos que comiences poco a poco y que uses la ropa adecuada para la actividad física. No olvides mantenerte hidratada.