¡Comparte en tus redes!

¿Y si no se quedó en la escuela que quería?

escuela_rechazadaLas vacaciones de verano agonizan. El ciclo escolar está por arrancar y mientras millones de niños, jóvenes y adolescente se preparan para entrar a clases, otros tantos no saben cómo continuarán con su educación, pues no lograron entrar a la escuela que querían.

Probablemente, el caso más recurrente es el de los jóvenes que no obtuvieron un lugar en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Cada año se repite la misma escena, miles de aspirantes presentan el examen de admisión, pero la Máxima Casa de Estudios de nuestro país no admite ni al 10% de ellos.

Este 2016 no fue la excepción. De los 128 mil 519 jóvenes que aspiraban a cursar una de las cien licenciaturas que se imparten en la UNAM, sólo 11 mil 590 (8.9%) obtuvieron un lugar. ¿Qué harán los demás para obtener una educación universitaria? En el mejor de los casos entrarán a una universidad particular, pero, en general, esperarán al próximo proceso de selección.

Si tu hijo se encuentra en esa situación, debes recordar que, mientras más tiempo tarde en comenzar su formación universitaria, será menos probable que la concluya. De hecho, muchos jóvenes pierden el interés de cursar una carrera y prefieren entrar de lleno en el mercado laboral.

Por ello, te sugerimos que trabajen en un Plan B: “¿Qué hacer si no entra en la escuela que quería?” Los pasos que deben seguir son:

  • Carreras similares. Si la carrera que quiere estudiar está saturada, sería conveniente que analizara los planes de estudio de otras licenciaturas o ingenierías relacionadas. No olviden considerar el mercado de trabajo de estas profesiones.
  • Universidades. Desde luego, la UNAM es la mejor universidad de nuestro país, pero no es la única. Basta con que hagan una búsqueda en internet para que ubiquen las escuelas en las que se imparte la carrera que interesa a tu hijo. Consulten los planes de estudios, requisitos de ingreso, costos y opciones de financiamiento y apoyos económicos. Analiza tus finanzas y asegúrense de poder cubrir las colegiaturas. Por mucho que quieras darle la mejor educación a tu hijo, lo peor que puedes hacer es adquirir una deuda que no puedas pagar.
  • Online. Gracias a la tecnología, hoy en día puedes cursar la licenciatura, la maestría y hasta el doctorado a distancia. De hecho, la UNAM y el IPN tienen habilitada esta modalidad de estudio, por lo que tu hijo puede estudiar en línea. Eso sí, va a necesitar mucha disciplina y comprometerse de lleno con su formación profesional, pero créenos valdrá la pena. Si se acostumbra a estudiar así, puede tomar cursos a distancia en las instituciones más prestigiosas a nivel mundial.

Sea cual sea la opción que tu hijo elija, es importante que se asegure que la escuela o universidad cuente con el reconocimiento de alguna institución (SEP, UNAM, IPN, etcétera). De otra manera, sus estudios no tendrán validez oficial.

 

¿Te gustaría tomar cursos en línea gratuitos? Checa aquí cuáles son los mejores.