¡Comparte en tus redes!

Mariesther Martinez ErozaNoticia en El Universal el día 24 de diciembre de 2013: “México lidera embarazos en jóvenes” y daban un rango de edad entre 15 y 19 años.

Noticia en El Universal el día 8 de marzo de 2016: “México con “epidemia” de embarazos adolescentes” y se menciona que ha aumentado la cantidad de interrupciones de embarazo de chicas menores de 17 años y que hay un registro de 7 mil nacimientos de madres niñas menores de 17 años también.

Y viene la pregunta a la mente: Hoy en día, con tanta información y acceso a métodos anticonceptivos ¿Por qué se embarazan las jovencitas? ¡Pues por mensas!

Pero antes de que se me enojen déjenme explicar el punto. Quitaremos a todas esas niñas que son víctimas de violencia y abuso y que no pueden defenderse; y de aquellas que quizá sus victimarios viven en la misma familia. Eso es criminal y tema de otro artículo y de cadena perpetua para los abusadores. Yo mas bien pienso en este exceso de información y de libertades así como ese vacío existencial en la juventud que no encuentra sentido, los pésimos ejemplos que les damos como adultos y una falta de familia y valores que los hacen necesitar sentirse amados.

También me refiero a la falta de seguridad y autoestima, a no saber decir que no y por supuesto a la falta de oportunidades de educación y estudios para las chavas lo cual les resta oportunidad de tener un futuro sólido. Muchas jóvenes tienen que renunciar a sus estudios cuando se embarazan y esto le empieza a dar una cara femenina a la pobreza por todas las opciones que se pierden para ellas. Y aquellos jovencitos que muy congruentes apoyan a sus parejas también tienen que cambiar sus estudios por un trabajo mal pagado o por una actividad que les resuelva el presente descuidando el futuro.

Hay datos muy interesantes que nos dicen que en los países desarrollados, donde hay más educación y oportunidades económicas, las mujeres posponen el matrimonio y el embarazo. Que donde las mujeres se sienten más seguras y poderosas son capaces de decir NO y alzar la voz en caso de violencia. Hay lugares y familias en donde se ha fortalecido tanto la seguridad en las hijas que se desarrollan más sanas, eligen una carrera o un oficio y toman decisiones más inteligentes.

Y esto no quiere decir que ser mamá no sea inteligente, sería auto-gol ya que yo tengo cuatro hijos. Lo que quiero decir es que ser mamá cuando tienes madurez y consciencia de serlo, un cuerpo preparado para vivir la gestación y el parto así como una situación económica que te permita emprender esta aventura, definitivamente son puntos a favor de todos. Tener un hijo requiere de capacidad sicológica, emocional y económica. Asi podrás pensar, planificar y tomar decisiones.

Menso significa limitado, Inmenso significa tener un océano de posibilidades. Así que…

¡¡¡NO SEAS MENSA!!!! @noseasmensa   FB NO SEAS MENSA #noseasmensa

Por: Mariesther Martínez Eroza

Mariesther Martínez Eroza