¡Comparte en tus redes!

No seas terapeuta ni investigador privado

leonel_castellanosEn los últimos años me ha pasado varias veces que “alguien” cree que va a “ayudar” a una pareja mía diciéndole eso “malo” que yo “hice”… porque lo “vieron” en instagram, en facebook o porque me “vieron quién sabe dónde con quién sabe quién”. -Si hubiera música de lavadero de ropa entraría aquí-

Resulta ser que ahora en estos años de la modernidad tecnológica, si tu ves a una persona haciendo algo que parece indebido en redes (para tus valores y estándares) es “necesario reportarlo”.

Así fue como su servidor le comentó a una clienta que se veía muy bien en su foto de instagram (para subir su autoestima, para hacerla sentir bien, para generar interés en el chico que ella quería atrapar y para justificar que la mandé a tomarse fotos profesionales) y apareció alguna -salvadora de mi pareja en aquel entonces- tomó captura de pantalla y se la mandó anónimamente a mi novia para acusarme de mi “infidelidad”. ¿ya ven para dónde voy?

Me ha pasado 4 veces. Las 4 era inocente. Las 4 afectaron terriblemente de una forma negativa la relación que yo tenía. ¡Gracias chismos@ anónim@, buena idea!

Irónicamente hoy en día esto se traduce también en los consejos que a veces le das a un amig@ qué está en aprietos en una relación, en los consejos que te dan a ti y hasta en las cosas que publicas en redes sociales.

Yo que me dedico todos los días a escuchar telenovelas personales y dar consejos, he descubierto varias cosas, así que aquí te van los tips de hoy:

 

  1. No acuses a nadie de nada a menos que tengas pruebas irrefutables, evidencia física, confirmación y lo hayas visto con tus propios ojos, y aun así dúdalo. No se vale que vayas por la vida afectando a otras personas solo porque tu decidiste desde tu mapa mental que una acción está mal. Hay cientos de variables que no puedes saber que pueden haber dado pie a la acción que “descubriste”
  2. Si el problema que tiene tu amigui es fuerte, el mejor consejo que puedes dar es que pida consejo a un especialista, no a ti que estás improvisando como terapeuta, doctor o quién sabe qué.
  3. Si te dan un consejo o te cuentan algo, tómalo de quién viene, pregunta a otras personas, dale el beneficio de la duda al acusado, valora si es una pelea que vale la pena iniciar y no tomes decisiones enojad@ o triste. Siempre hay 4 versiones, la del que te lo contó, la tuya, la del presunto implicado y la verdad. La última es casi imposible saberla. Los únicos que saben la veldá de la veldá son Bobby Larios y Niurka.
  4. Piensa siempre en los pros y contras de tus acciones, las repercusiones y lo influenciable que puede ser una persona que está estresada, asustada, deprimida o algo así.
  5. Por último, en mi experiencia me he dado cuenta que la gente que pide ayuda o consejo nunca cuenta la historia completa, o mienten o de plano al estar abrumados interpretan mal cosas que han pasado. Si tu información para emitir un juicio de por sí viene alterada, imagínate lo que puede pasar cuando uses tu criterio personal desde “como te haya ido en la feria” para emitir un juicio. ¿Esta cañón no? Hay temas en los que de verdad vale la pena no intentar ayudar dando consejos o acusando y mejor ayudar dejando que un profesional ayude a tu amigo al que su ex le licuó el corazón y lo sirvió en un paté a sus amigos el fin de semana.

Leonel Castellanos