No sólo de sexo vive el hombre

¡Comparte en tus redes!

El ser humano es sexual por naturaleza, no en balde es la única especie que sostiene encuentros sexuales por placer. De hecho, suele considerarse que el sexo es una fuente inagotable de felicidad. De ahí que cuando una persona está irritable o de mal humor, le recomienden que tenga un encerrón con su pareja.

Pese a los beneficios emocionales y físicos que tiene el llevar una vida sexual activa, todo parece indicar que no hay una relación directa entre el sexo y la felicidad. Al menos esa es la conclusión a la que llegó un grupo de científicos estadounidenses.

De acuerdo con el estudio publicado recientemente en Journal of Economic Behavior & Organization¸ las personas que aumentan la frecuencia de sus relaciones sexuales no se sienten más felices. De hecho, detectaron que las personas que incrementan sus encuentros sexuales tienden a disfrutarlos menos y a ver reducido su deseo.

Para llegar a estas conclusiones, el grupo de investigadores de la Carnegie Mellon University reclutaron a 64 matrimonios, cuyos integrantes tenían entre 35 y 65 años y gozaban de buena salud.

Las parejas fueron divididas en dos grupos. El primero podía mantener la frecuencia de sus encuentros sexuales. Ellos decidirían libremente cuándo y en qué momento tendrían relaciones. En tanto, al otro grupo se le instruyó con técnicas para elevar el número de encuentros y se les dijo que debían tener por lo menos una relación sexual diaria.

Antes de comenzar el experimento, todos los integrantes contestaron cuestionarios de personalidad, ansiedad, depresión, autoeficacia, salud física y mental y deseo sexual. Posteriormente, y durante los tres meses que duró la prueba, tuvieron que responder de manera virtual un formulario que abordaba temas de salud, afecto y la calidad de su relación de pareja. Además, debían indicar si habían tenido sexo la noche anterior y especificar cómo fue, si había sido satisfactorio y si consiguieron alcanzar el orgasmo.

Los resultados mostraron que incrementar la frecuencia de los encuentros sexuales no siempre implica que aumente la felicidad de las personas. De hecho, algunos de los participantes en el estudio reportaron afectaciones negativas en su estado de ánimo, así como disminución del deseo y el placer.

De acuerdo con los investigadores, la disminución del deseo puede deberse a que al sexo pierde espontaneidad e intensidad cuando se le practica con mayor frecuencia.

¿Qué opinas? ¿Estás de acuerdo con los resultados de este estudio?