¡Comparte en tus redes!

¿No te funcionan las dietas? Descubre qué estás haciendo mal

habitos_dietasLa de la Luna, la mediterránea, la de la sopa milagrosa o la macrobiótica. ¿Cuántas de estas dietas has probado y ninguna te ha funcionado? Probablemente más de las que quieras aceptar.

Aunque te parezca imposible de creer, bajar de peso no es tan difícil como parece. Muchas veces basta con hacer algunos cambios a tu alimentación y estilo de vida. El verdadero reto es identificar qué hábitos te han impedido alcanzar tu objetivo.

Para facilitarte la tarea recurrimos al libro Coaching Nutricional. Haz que tu dieta funcione, de Yolanda Fleta y Jaime Giménez, en el que se señalan claramente cuáles son los hábitos que están afectando a tu salud. Checa el listado y descubre qué estás haciendo mal:

  • No comer fruta.
  • No realizar ejercicio físico con regularidad.
  • Ingerir alimentos entre comidas y siempre preferir aquellos altos en calorías.
  • No desayunar.
  • Consumir menos de dos raciones de verdura al día.
  • Beber menos de litro y medio de agua al día.
  • Beber mucho café.
  • Ingerir bebidas alcohólicas con regularidad.
  • Consumir alimentos procesados y/o fritos.
  • Comer muy rápido.
  • Saltarte comidas por estar trabajando.
  • No cenar.
  • Comer todo lo que dejan tus hijos.
  • Comer por aburrimiento.
  • Confundir la sed con hambre.
  • Comer por ansiedad.
  • Comer mientras ves la televisión.

En vez de ello, Yolanda Fleta y Jaime Giménez recomiendan adquirir hábitos más saludables, tales como:

  • Comer más frutas y verduras.
  • Añadir más fibra a tu dieta.
  • Comer raciones más pequeñas.
  • Cambiar los alimentos fritos y procesados por snacks saludables.
  • Beber más agua.
  • Realizar más actividad física (tres a cuatro veces por semana).
  • Respetar tus horarios de comida.
  • Dormir por lo menos siete horas al día.
  • Reducir tu consumo de azúcar y sal.
  • Darte tiempo para descansar y practicar algún hobby.
  • Cuando estés estresada o ansiosa, sal caminar o realiza algunos ejercicios de relajación. Esto evitará que comas para apaciguar tus emociones.

Asimismo, es importante que cuentes con el apoyo de tus familiares, amigos y compañeros de trabajo. Aunque no lo creas, todas estas personas pueden sabotear tu disposición para bajar de peso. ¿Cuántas veces has cambiado tus dietas por unos tacos o una torta?

Y no lo olvides. Para cumplir cualquier meta, incluida la pérdida de peso, debes confiar en ti misma.