Nomofobia: el miedo a vivir sin celular.

¡Comparte en tus redes!

¿Alguna vez se te ha olvidado el celular al salir de casa o te has quedado sin batería justo a mitad de la jornada laboral? ¿Cómo te hace sentir el no poder utilizar tu teléfono móvil por varias horas? Para muchas personas, estar en esta situación es sinónimo de ansiedad e inseguridad por no poderse comunicar con sus amigos o familiares.

De hecho, al no poder utilizar su celular, algunos individuos experimentan síntomas propios de la ansiedad, tales como palpitaciones, falta de aire, alteraciones en la alimentación, hormigueo en las manos, dolor de cabeza y sensación de amenaza; así como irritabilidad, falta de concentración y sensación de vacío.

Este miedo excesivo e irracional a estar sin celular se ha vuelto tan común que ya hasta tiene un nombre clínico. Se le conoce como nomofobia, debido a la expresión inglesa “no-mobile-phone phobia”.

De acuerdo con los especialistas, esta dependencia al teléfono móvil está asociada con la baja autoestima y la dificultad para relacionarse con otras personas.

Además, se ha detectado que el llamado trastorno del siglo XXI afecta a 56% de los usuarios de smartphones. Cifra que resulta razonable si tomamos en cuenta que un usuario de teléfono inteligente consulta su dispositivo por lo menos 34 veces al día.

Debes tomar en cuenta que la nomofobia tiene mayor incidencia entre los adolescentes y jóvenes que crecieron con el celular; por lo que si tienes hijos debes trabajar con ellos la forma de que no dependan tanto de estos dispositivos.

Asimismo, la ciencia ha detectado que la nomofobia se presenta con mayor frecuencia entre las mujeres, pues su estructura cerebral hace que les sea más fácil comunicarse y tener una capacidad más grande para establecer relaciones afectivas.

Si te encuentras entre los que no pueden vivir sin su smartphone, te recomendamos que comiences a darle mayor importancia a la realidad y te olvides un poco del mundo virtual. Será útil que apagues tu teléfono para dormir, durante las comidas y reuniones familiares.

En caso de no poder controlar la dependencia, consulta a un especialista en manejo de ansiedad y control de adicciones.

 

Fuente: Notimex, EFE, Muy Interesante