¡Comparte en tus redes!

¿Nueva escuela? Ayúdalo a adaptarse rápidamente

nueva_escuelaNo importa si el cambio se debe a una mudanza o a que subió de grado, asistir a una nueva escuela siempre es difícil. De hecho, el primer día puede resultar traumático, así que tu hijo necesitará de todo tu apoyo para superar la transición.

Antes que nada, debes recordar que cada niño tiene una forma diferente de expresar sus emociones, por lo que el hecho de que no llore desconsoladamente, no quiere decir que el cambio de escuela no lo afectó. Mientras que algunos pequeños se muestran tímidos, otros adoptan conductas violentas, por lo que tu trabajo es hacer que se sienta seguro.

Para lograrlo te sugerimos que:

  • Ejemplo. Sabemos que también te preocupa el cambio de escuela y experimentas un poco de incertidumbre por no saber lo que les espera; sin embargo, lo peor que puedes hacer es montar un drama sobre lo rápido que crecen los hijos y de que muy pronto se casará y te dejará. Debes mostrarte optimista en todo momento.
  • Habla. Jamás sabrás qué le preocupa o a qué le tiene miedo si no se lo preguntas. Lo peor que puedes hacer es asumir que sabes lo que está pensando. Habla con él sobre sus expectativas y haz énfasis en que, en la nueva escuela, aprenderá muchas cosas y podrá hacer muchos amigos.
  • Familiarízalo. No esperes al primer día de clases para que tu hijo conozca su nueva escuela. De preferencia, llévalo una semana antes para que conozca el plantel y se familiarice con las instalaciones. Pregúntale si tiene alguna duda.
  • Puntualidad. Para que no se sienta ansioso por llegar tarde, debes asegurarte de que esté a tiempo en la puerta de la escuela, sobre todo el primer día. La puntualidad también aplica para la hora de la salida. Si te retrasas, aunque sea sólo unos minutos, puede sentirse abandonado.
  • Llanto. Si antes de entrar a la escuela comienza a llorar, consuélalo, pero no lo regreses a casa. Esto sólo agravaría la situación. Una vez dentro de la escuela, se tranquilizará.
  • Firmeza. Si a pesar de todos tus esfuerzos no quiere entrar, debes recordarle que no pasará nada malo, que será un buen día, y que antes de que se dé cuenta será la hora de salida y estarás esperándolo en la puerta.

Es muy importante que te estés atenta a su comportamiento, si después de una semana notas que sigue angustiado, o que la ansiedad se ha acentuado, debes considerar que algo no está marchando adecuadamente en la escuela. Habla con sus maestras y pregúnteles por su desempeño y cómo se comporta en el salón de clases, así como la relación que lleva con sus compañeros.

Por supuesto, debes hablar con él para saber qué es lo que le molesta o por qué le cuesta tanto trabajo adaptarse a la nueva escuela.

 

¿Qué puntos debes considerar al elegir una escuela para tu hijo? Aquí te damos algunas ideas.