¡Comparte en tus redes!

¿Oídos tapados? Puede haber más de una razón

oidos_tapados¿Te ha ocurrido que, de un momento a otro, dejas escuchar claramente, como si algo estuviera bloqueando el sonido? Si tu respuesta es afirmativa, sabrás lo molesto que es tener los oídos tapados y lo complicado que es deshacerse del malestar.

Antes que nada, debes saber que puede haber varias causas para que se tapen los oídos. Las principales son:

  • Congestión nasal. La mayoría de las veces, la acumulación de mucosa provoca que se bloqueen las trompas de Eustaquio en el extremo que desemboca en la fosa nasal. Esto puede ocurrir por un resfriado común, alergia o sinusitis.
  • Otitis. Es una enfermedad del oído, en la que una parte de éste se inflama y provoca que se acumule líquido detrás del tímpano. El taponamiento suele estar acompañado de dolor.
  • Presión atmosférica. Los oídos tienden a taparse cuando hay cambios abruptos de presión atmosférica, lo cual se presenta con mayor frecuencia en los viajes en avión o por carretera.
  • Cera. Cuando los oídos almacenan cera en exceso puede crearse un tapón que bloque el paso del sonido. Estos casos es mejor pedirle al médico que te realice un lavado para retirar la cera. Jamás intentes resolver el problema introduciéndote objetos.
  • Sordera súbita. También conocido como hipoacusia, este padecimiento suele presentarse en personas que tuvieron infecciones óticas, pero que no llegaron a recuperarse del todo. Si llegaras a detectar que tienes problemas para escuchar claramente, debes acudir de inmediato con un especialista, pues recibir tratamiento de forma oportuna marca la diferencia entre recuperar la audición o perderla permanentemente.

Aunque debes acudir al médico para descartar padecimientos más severos, puedes eliminar el taponamiento de oídos con estas técnicas sencillas:

  • Chicle. Dado que al tragar, las trompas de Eustaquio se abren, permitiendo que le presión interna y externa se equiparen, puedes destapar tus oídos masticando chicle durante unos minutos.
  • Soplar. Tápate la nariz y mantén la boca bien cerrada. Sopla con la intención de inflar los oídos y eliminar el tapón.

Recuerda que estas técnicas son sólo soluciones temporales, si detectas que tus oídos se taponan con frecuencia, y que el malestar viene acompañado de dolor, debes acudir de inmediato con un especialista.

 

¿Sabes por qué no debes picarte los oídos? Aquí te decimos