¡Comparte en tus redes!

Olvídate de todos los límites y disfruta tu sexualidad

sexualidad chicaEl sexo siempre será un tema tabú. A nadie le gusta hablar de sus gustos, dudas y problemas en la materia. Pareciera que no existe ese lado de la naturaleza humana. Estas reservas se acentúan en las mujeres, quienes han sido educadas para no expresar abiertamente sus necesidades sexuales. Incluso se cree que las féminas no disfrutan del sexo.

Para cambiar esta percepción, Alessia di Bari lanzó al mercado Saber Escoger. Guía de sexualidad para mujeres, un libro en el que encontrarás la respuesta a muchas de tus inquietudes en materia sexual y te ayudará a expandir tus horizontes.

Si quieres conocer un poco más de este material obligado para hombres y mujeres, sigue leyendo, pues Di Bari nos adelantó un poco de su contenido.

Ideas que Ayudan ¿Cómo decides dedicarte a la Sexología?

Alessia. Siempre fui una mujer más “rarita”. Soy de Tabasco y a pesar de que no es una sociedad muy conservadora, yo no encajaba en los estereotipos de lo que significa ser mujer. Debido a ello comencé a cuestionarme si era lesbiana, porque si no encajaba en un estereotipo, tal vez no era tan mujer, o tal vez significaba que mi preferencia no fuese heterosexual.

En la secundaria empecé a buscar información para tratar de entenderme a mí y ahí fue como me empecé a interesar en el tema de la sexualidad y del género. Todo era una cosa meramente personal.

Debo decir que mi familia es un tanto conservadora. Mi papá es del sur de Italia y mi mamá es yucateca. La sexualidad nunca fue un tema. En mi casa nunca se hablaba de sexo. Yo tuve muchas dudas y no sabía si podía o no podía preguntar, o qué se hacía en esos casos. Como mucha gente, aprendí con mis amigas, en el día a día.

Finalmente estudié comunicación. Me especialicé en Cine y cuando terminé la carrera, descubrí que en el DF había la especialidad en Sexología. No había una licenciatura como tal, sólo había estudios a nivel maestría. Decido meterme a ella y empecé formalmente el estudio en el área de la sexualidad. Me eché la maestría y de ahí he hecho diplomados y especialidades diferentes, siempre relacionado al mundo de la sexualidad.

Siempre digo que la Sexología me gustó mucho más de lo que esperaba. Finalmente, me siento muy afortunada porque sí creo haber encontrado mi pasión de vida. Amo mi trabajo. Me encanta lo que hago y me encanta poder transmitir un poquito de todo eso que me apasiona.

 

Ideas que Ayudan. La comunicación es un tema recurrente en tu blog y tus colaboraciones en diferentes medios. ¿Qué problema tenemos hombres y mujeres en ese aspecto? ¿Qué nos limita para comunicarnos?

Alessia. Es muy curioso. Cuando empezamos en esto del desarrollo humano escuchamos todo el tiempo “no te lo tomes personal”. Lo que yo he visto en mi consulta y en mi propia vida es que es muy difícil no tomártelo personal. ¿Cómo le hago para no tomármelo personal?

Parte de lo que hago es apoyar a mis pacientes para tener una mejor comunicación. Entenderse primero a ellos, porque si me hago cargo de lo que siento y percibo, entonces me puedo abrir a la posibilidad de que la otra persona lo vea diferente a mí. Eso me permite no tomármelo tan personal. Entonces sí poder escuchar a la otra persona y poder entablar una comunicación en la que verdaderamente nos estemos entendiendo. No donde tú me digas blanco, yo escuche negro y te conteste con base en ese negro.

En mi experiencia, la mayoría de las parejas tenemos errores graves de comunicación. Ejemplo de ello es si te digo “¡qué guapa te ves hoy!”, y tú entiendes “sólo hoy me veo guapa, el resto de los días me veo espantosa”; cosa que no dije, pero que tú asumes y que tú por tus propios filtros, creencias, entiendes como tal.

En temas tan sensibles como la sexualidad estamos más predispuestos a tomarnos las cosas de forma más personal. Por eso para mí la importancia de hablar recurrentemente de la comunicación.

Para mí, la comunicación es parte del día a día y nos hace tener una mejor vida.

 

Ideas que Ayudan. ¿Abordas este tema en tu libro Sabes Escoger, Guía de sexualidad para mujeres?

 Alessia. Sí. En el libro hay más de una parte dedicada a la comunicación. Hablo de cómo comunicarte en pareja, pero entendido desde el punto de cómo hacerte cargo de ti.

Hay algo que llamo “buscar el cómo sí”. A veces estamos tan enfocados en cómo no funciona la relación, en cómo mi pareja no hace lo que quiero, cómo no me pone atención o cómo no me escucha, que nos perdemos de la otra parte. Ésa en la que sí hace lo que le pido, sí le echa ganas, sí busca ponerme atención y sí me escucha en ocasiones. Esto abre el panorama

Hablo también de aprender a escucharte y de cómo puedes aprender a negociar en pareja. Si algo se necesita en la vida, pero sobre todo en el sexo es aprender a negociar. Probablemente, no te guste lo mismo que a mí o no te prendan las cosas de la misma manera que a mí. Tú tienes tus fantasías y yo las mías. Tú vienes de una educación y yo de otra. El chiste es buscar la forma de llegar a ese punto, lo más intermedio que se pueda, entre lo que tú quieres y te funciona y lo que yo quiero y me funciona.

Esta es una de las cosas que más trae a la gente a terapia. Todo eso tiene que ver con conexión, con no te estoy viendo, no te estoy sabiendo escuchar. No estoy sabiendo comunicarme contigo. No estoy pudiendo expresarte eso que yo quiero y que es importante para mí.  Por eso una parte del libro trata de eso, de hallar un punto de encuentro entre dos personas, independientemente del género.

 

Ideas que Ayudan. ¿Cuál es el objetivo principal del libro?

Alessia. El objetivo principal es ampliar la visión de las mujeres. Aunque si lo lee un hombre no le va a hacer daño.

 

Ideas que Ayudan. ¿Qué puede encontrar un hombre en este libro que le resulte útil?

Alessia. Puede encontrar muchas sensaciones estereotípicamente femeninas, dado cómo nos educan y nos enseñan a vivir nuestra sexualidad. Como esa expresión de “¡qué guapa te ves hoy!”, muchas mujeres lo tomamos como una ofensa y no como un halago. Así que explicó un poco el por qué y desde dónde viene esa respuesta.

Es un libro que su objetivo básico es abrir el panorama. El primer capítulo habla de los derechos sexuales, que son parejos para hombres, mujeres, quimeras, no importa quién lo lea. Todos como seres humanos tenemos derechos sexuales y es importante que sepamos que ahí están, que son 16, que nos podemos hacer cargo de ellos y exigirlos.

En adelante, en el libro trato de hacer un esquema muy general. Hablo desde los derechos sexuales, hasta cómo comunicarme en pareja, pasando por sexualidad y embarazo, lo que sucede después de los hijos y qué pasa si estoy soltera, divorciada o volví a entrar a la soltería por cualquier razón. Tengo muchas pacientes que hoy tienen 40, 45 años y en su momento, el ligue o el cortejo era distinto, por eso incluyo las aplicaciones que más se usan para ligar y las que resultan más interesantes. También hablo de cómo ha ido cambiando la sexualidad para la mujer.

El libro también aborda las expresiones comportamentales de la sexualidad, que no son otra cosa que las parafilias o estos gustos por cosas, por lo que me gusta hacer sexualmente hablando. Menciono las 27 más comunes y de ahí se desprenden todas las que quedan.

Incluyo también los síntomas sexuales, no me gusta llamarlas disfunciones porque es una etiqueta que más que ayudarnos nos estorba. Hablo de los síntomas básicos de las mujeres y qué hacer en caso de presentar alguno. También viene otra parte en la que hablo de las parejas y qué hacer si mi pareja presenta un síntoma. En este caso está enfocado hacia los hombres. Hablo de algunos síntomas muy generales de hombres y qué hacer si mi pareja está teniendo un problema. A veces lo interpretamos de manera chueca y creemos que nos está poniendo el cuerno, que llega tarde porque no quiere estar con nosotras. Y sí todo eso es real, sólo el por qué no quiere estar con nosotras no tiene que ver con que tenga a alguien más, sino que siente que no va a dar el ancho. Siente que no está funcionando como él cree que debería, entonces nos empieza a huir.

La idea principal es que las mujeres se cuestionen. Siempre digo que yo no tengo las respuestas, pero tengo muchas preguntas. Yo no creo en dar las respuestas. No creo que sirva. Sirve más el ayudar a cuestionarte.

 

Ideas que Ayudan. ¿El libro incluye ejercicios?

Alessia. Sí. Al final de cada capítulo dejo tareas. Son tareas muy enfocadas a la introspección, a cuestionarme, tales como haz una lista, vete a tomar un café contigo misma o aprende a observarte. Las tareas van en función de aprender a conocerte. También hay algunos ejercicios vivenciales y prácticos, como el hecho de que, si nunca te has visto en un espejo, debes hacerlo.

Lo que me interesa es que las mujeres que lean el libro, lo terminen y digan: “¿yo qué quiero?; ¿a mí que me gusta?; ¿qué de todo esto que leí está bien para mí?”

Hablo de diferentes formas de estar en pareja, porque de pronto creemos que la única pareja que existe y que funciona es la heterosexual monógama. Cosa que por mucho no es cierto. Hablo del poliamor y los swingers para ampliar el panorama y para realmente empezar a observar y preguntarme qué me funciona a mí; no que me dijeron que funciona o como tenía que ser; sino qué es eso que probablemente me funciona mejor que lo tengo.

saber escoger

Ideas que Ayudan. ¿Cuánto tiempo te llevo escribir el libro?

Alessia. Siempre tuve la idea escribir un libro, sólo no había tomado la decisión de sentarme y escribirlo. Un día, de pronto me hablo la jefa editorial de Ediciones B y me dijo “quiero que escribas un libro”. Empezamos a pelotear la idea. Yo ya tenía ganas de escribir un libro y me sentía más lista para escribirlo. Con Maricarmen, que fue mi editora, me senté a definir el índice porque yo quería poner muchas más cosas y ella me decía que ya era demasiado. Maricarmen me acotaba y me limitaba. Me decía es mucho, después si quieres escribimos otro. Pero ya que logramos definir el índice trabajamos en los capítulos. Escribir formalmente el libro me habrá tomado cuatro o cinco meses.

 

Ideas que Ayudan. ¿El contenido del libro es vivencial? ¿Incluyes experiencias de tus pacientes?

Alessia. Hay de todo. La gran mayoría es vivencial. Tiene que ver con experiencias propias y ajenas, de mis pacientes y gente cercana a mí. Aclaro que tengo permiso porque luego la gente se ofende cuando hablo de mis pacientes. Siempre que hablo de alguno de ellos es porque tengo su consentimiento.

También trae información, como los derechos sexuales, las expresiones comportamentales de la sexualidad, los cuales están sacadas de artículos científicos. Todo lo que tiene que ver estrictamente con información está citado de dónde lo saqué. Hay cosas que me gusta cómo las maneja Eusebio Rubio, como los síntomas, entonces las nomenclaturas que uso son de él. En cuanto a las parafilias, me gusta más como las maneja Juan Luis Álvarez Gayou, que es otro sexólogo mexicano, entonces lo tome de ahí.

De todo lo que he aprendido y he aplicado en consulta, incluí lo que a mí me funciona y lo que he visto que hace que la gente se identifica mejor y le funciona como concepto.

 

Ideas que Ayudan. ¿Con todo lo que has visto en consulta, cuáles son las principales problemáticas sexuales con las que lidian las mujeres?

Alessia. Cuando llegan a consulta, la gran mayoría viene por un problema con el orgasmo. Que si puedo, que si no puedo, por qué no puedo, cuántos quiero, si está bien, si está mal, si yo soy la que está mal, si es mi pareja, si qué tengo que hacer.

La segunda consulta, y que va de la mano con la anterior, es pareja. La gente llega por temas como no saber decirle qué quiero, no saber hablar de lo que siento y me peleo todo el tiempo con él o con ella. Ahí es donde la comunicación y la vulnerabilidad resultan importantes. Inclusohay todo un capítulo del libro dedicado a la vulnerabilidad y la conexión humana.

El tercer motivo es algún tipo de síntoma sexual, como el vaginismo. Por alguna razón, algunas mujeres contraen los músculos vaginales y no permiten la penetración. Ése es un tema bastante recurrente, al menos en mi consulta.

 

Ideas que Ayudan. ¿Acuden más hombres o mujeres a tu consulta?

Alessia. Está bastante mezclado. La verdad es que en general tengo más mujeres, aunque a veces la balanza se desequilibra y tengo más hombres.

Generalmente, las mujeres acuden cuando al problema no es tan grave. En el caso de los hombres es al revés. La mayoría de los hombres cuando llegan conmigo es porque ya soy su última opción. Van con el brujo antes de conmigo. Socialmente hablando, a los hombres les cuesta mucho trabajo venir y pedir ayuda en el área sexual. Esto se debe a todo lo que se dice de ellos sexualmente, como que deberían poder y ser superhombres; por eso les cuesta más trabajo conectar con la necesidad de pedir ayuda.

 

Ideas que Ayudan. ¿Esta situación podría darte para un segundo libro, sólo que esta vez enfocado a hombres?

Alessia. La idea es que el próximo año me ponga escribir. El libro se llamaría igual Saber Escoger, pero sería Guía de sexualidad para hombres. Estaría escrito en el mismo tenor, pero dirigido a los hombres. Creo que hace mucha falta.

 

Saber Escoger, Guía de sexualidad para mujeres ya está disponible en todas las librerías.

 

Verónica Uriega